Tres niños de 13, 10 y 8 años resultaron con lesiones luego de que el conductor de un automóvil se chocara contra un arco de índor-fútbol e impactara a los menores que jugaban a la pelota en la vía pública, en las calles Abel Castillo y Camilo Destruge, en el suroeste de Guayaquil.

El hecho ocurrió la noche del sábado 25 de junio. Testigos del hecho contaron que el chofer del carro se dirigía por Abel Castillo y que al llegar a la intersección con Camilo Destruge se detuvo ante la señalética de PARE que hay en el lugar.

El hombre esperó, contaron moradores del sector, el paso de otro vehículo y luego cruzó “a velocidad” hasta impactarse contra el arco. La estructura metálica cayó, pero soportó la fuerza de la embestida del automotor y de alguna manera amortiguó el golpe de los menores.

Buseta termina volcada tras ser baleado el conductor en el noroeste de Guayaquil

Una niña de 10 años, quien en el momento del juego estaba tapando llevó la peor parte, refirió su madre, pues tuvo laceraciones en uno de los brazos y hematomas en la cabeza. La menor fue trasladada al hospital Francisco de Icaza Bustamante, donde recibió atención y fue dada de alta ayer, lunes 27 de junio.

Publicidad

Los otros dos menores también resultaron con lesiones, pero no fueron hospitalizados, relataron vecinos de la zona que piden a la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) se considere la instalación de un semáforo en lugar del disco PARE, ya que allí se han dado varios accidentes, porque los conductores no se percatan de la señalética.

Los moradores dijeron que es necesaria la colocación de un semáforo más aún cuando en el sector del accidente funciona una institución educativa. Ellos contaron que este martes en la mañana en el lugar estuvo personal de la ATM haciendo una inspección.

El conductor huyó en el carro tras el accidente. Según quienes trataron de impedir su escape el hombre manejaba bajo los efectos del alcohol. (I)