Aprovechando que la pluma de ingreso se elevó para dar paso al vehículo que iba adelante, cuatro antisociales entraron en un automóvil a la urbanización Victoria del Río, en Mucho Lote, para asesinar a dos ciudadanos colombianos de 32 y 19 años.

El primero falleció en el momento del ataque y el segundo, en el hospital Abel Gilbert Pontón, adonde fue trasladado para recibir atención.

Ninguno tenía antecedentes penales, según registros policiales.

Publicidad

Cometido el doble asesinato en este sector del norte de Guayaquil, los victimarios sometieron a uno de los guardias de la urbanización, que fue sorprendido por el ingreso abrupto y les dio seguimiento hasta la casa de los extranjeros.

Lo subieron al vehículo y con él activaron la pluma en la garita de seguridad para salir de la urbanización sin problemas, contó el capitán Jonathan Núñez, jefe del circuito Orquídeas, distrito Pascuales.

Este suceso, ocurrido a las 15:00 del jueves 3 de marzo, es uno de al menos una decena de hechos delictivos registrados la tarde de ese día en Guayaquil.

Publicidad

En cuatro de estos casos los antisociales atacaron a las víctimas adentro de viviendas.

En Mucho Lote, la mañana de este jueves, moradores expresaron su preocupación por el doble crimen. Aunque en la mañana tres uniformados custodiaban el ingreso a la urbanización Victoría del Río, Jonathan Lucín, dueño de una picantería cercana, refirió que normalmente hay ausencia de patrullaje policial.

Publicidad

Por eso, él y varios vecinos pidieron que se instale una Unidad de Policía Comunitaria (UPC).

En la 25 y la S, en el suburbio de Guayaquil, antisociales que se transportaban en moto asesinaron a un hombre de 24 años que, según la Policía, tenía antecedentes penales.

El ataque se produjo en una vivienda en la que la víctima se encontraba con un acompañante, que resultó herido.

Moradores de la zona mencionaron que la víctima venía huyendo de dos motociclistas.

Publicidad

Otro crimen ocurrió en la cooperativa 8 de Marzo, en el Guasmo, sur de la ciudad, casi al caer la noche.

Los atacantes entraron a una casa y dispararon contra un hombre, que murió luego en una casa de salud, mientras su acompañante quedó herida.

La mayor parte de las víctimas de muertes violentas registradas en lo que va del año en Guayaquil, Durán y Samborondón tenía entre 16 y 38 años

Según agentes policiales, la motivación de este crimen sería el microtráfico de drogas.

En Socio Vivienda, en el noroeste de la ciudad, dos hombres también fueron asesinados a balazos en el interior de una vivienda.

Para Jorge Villacreses, presidente de la Cámara de Seguridad del Ecuador, este tipo de asesinatos, que se asemejan a los que cometen carteles internacionales, evidencian una falta de política pública en materia de seguridad y tienen relación con el tráfico de drogas.

Con estas manifestaciones de violencia —dijo— las organizaciones delictivas demuestran que no temen a las autoridades.

Guayaquil, Durán y Samborondón alcanzan las 214 muertes violentas en los dos primeros meses del año; un nuevo récord en esta zona del país

“El mensaje es que le han perdido miedo a la autoridad, primero; y segundo, que las organizaciones delictivas cada día ganan terreno y actúan cada vez más cercanamente a lo que los grandes carteles están acostumbrados a realizar: sicariato dentro de hogares, ciudadelas cerradas, donde supuestamente debería haber algo de seguridad, de tranquilidad”, expresó él.

A su juicio, las intervenciones en sectores conflictivos identificados por las autoridades deben ser permanentes, no temporales, ya que esto —agregó— permitiría retomar el orden y control.

Víctor Hugo Zárate, comandante de Policía de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), señaló que el factor común de estos crímenes en urbanizaciones y domicilios es el microtráfico de estupefacientes.

“Ahora la dinámica ha cambiado. Ahora (crímenes) se dan en el espacio privado, directamente en las viviendas de las víctimas en este caso lo que nos dificulta un poco el tema de investigación. Estamos coordinando, igual, con las urbanizaciones”, expresó el jefe policial.

Y agregó que para esclarecer estos hechos es importante el seguimiento de las cámaras de viodeovigilancia.

Al cierre de los dos primeros meses del año, la Zona 8, integrada por Guayaquil, Durán y Samborondón, suma 214 muertes violentas, una cifra que evidencia el recrudecimiento de la violencia en dichos cantones.

Dicha cifra marca un alza de 144 casos en comparación con lo registrado en el mismo periodo del año anterior (70 casos), es decir, hay un incremento triple en el índice de muertes violentas. (I)