En el año 2021 en Guayaquil hubo 528 retenciones vehiculares, divididas en 377 motocicletas y 151 autos, una cifra que la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) califica de “irrisoria” frente a la cantidad de vehículos y motos que circulan en la ciudad sin placas por deficiencias en la entrega de las mismas por parte del ente competente, que es la Agencia Nacional de Tránsito (ANT).

“Desde el mes de septiembre Guayaquil no recibe placas, lo que ha provocado que, hasta la fecha, se hayan matriculado 13.510 motos y 12.300 autos que circulan por la ciudad y por el país sin placas físicas metálicas lo que en muchos casos imposibilita aplicar sanciones y facilita evadir los controles que realiza la ATM”, dice el gerente de la entidad, Roberto Ricaurte.

Pero no solo se evade el control del tránsito, sino el de la Policía, que también se queja de la imposibilidad de identificar a los dueños de vehículos cuando estos no tienen placas. Además, ciudadanos registran día a día la circulación de vehículos sin su respectiva identificación.

Esas faltas también las cometen autos al servicio del Estado, con lo que se incumple la disposición del presidente Guillermo Lasso de que todo vehículo pueda ser identificable.

Publicidad

El general Víctor Araus, en su breve paso por la mesa de seguridad del Municipio de Guayaquil, antes de reintegrarse a la Policía, manifestó que la falta de placas es un gran problema que abona a la inseguridad en esta ciudad, donde a diario se cometen asaltos, secuestros y asesinatos usando vehículos sin placas.

“Dentro de sus competencias, la ATM debe hacer cumplir las ordenanzas como que no circulen dos personas en una moto; no permitir la circulación de vehículos sin placas, con películas antisolares, que la mayoría de veces son usados para el cometimiento de delitos”, le dijo Araus a este medio.

Pero la emisión de placas no depende de la entidad guayaquileña, sino de la ANT, cuyo director, Adrián Castro, dijo en julio del año pasado que municipios como Guayaquil, Quito, Cuenca o Manta pronto estarían en capacidad de emitir placas, al reconocer que la fábrica de placas de la ANT “no está en capacidad de abastecer la demanda nacional”.

A mediados del año pasado, cuando Castro asumió sus funciones, recorrió la fábrica y le dijo a este medio que encontraron “placas que no se han entregado a los GAD (Gobiernos autónomos descentralizados) desde el 2018″.

Publicidad

Un sargento retirado de las Fuerzas Armadas en Durán se cansó de esperar las nuevas placas de su auto, que había pasado de taxi ejecutivo a auto de uso particular. Cada 90 días, durante dos años, debía renovar un papel provisional, hasta que lo vendió. El nuevo dueño todavía espera las placas “que deben venir de Quito”, le dicen en su ciudad de residencia.

¿Qué falta para que los municipios emitan sus propias placas?

“Desde ese anuncio, en julio del año pasado, no hemos conocido los avances que materialicen la necesidad imperante del traspaso de la competencia para que Guayaquil pueda emitir y entregar placas de manera oportuna conforme lo demanda la ciudadanía”, dice Ricaurte.

“Un vehículo o una moto sin placas constituye una puerta abierta a la impunidad, tanto en contravenciones de tránsito, como en conductas delictivas que atentan contra los bienes y la vida de nuestros ciudadanos”, agrega el gerente de la ATM, quien precisamente recorrió las instalaciones de placas de la ANT, invitado por Castro en julio pasado.

Publicidad

Roberto Ricaurte, director de la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) de Guayaquil, visitó con el director de la ANT, Adrián Castro, la fábrica donde se hacen las placas para autos y motos. Foto: Cortesía

En ese mes, según informó Castro, para placas nuevas de vehículos faltaban 21.000 por entregar; para motos nuevas, más de 135.000; por duplicados de placas para vehículos, ya sea por pérdida o robos, teníamos una falta de entrega de 53.000 pares y para duplicados para motos, otras 5.000 placas. Todo eso a nivel nacional.

Pero esas cifras han aumentado, según la Asociación Ecuatoriana Automotriz (AEA), que dirige Jaime Cucalón.

Él corrobora la información proporcionada por la ATM. “Para carros nuevos no nos entregan placas desde septiembre, las últimas que recibimos fueron en agosto de 2021″.

Según Cucalón, actualmente hay 400.000 placas rezagadas de años anteriores, a las que se suman las que faltan para unos 50.000 autos nuevos que se han vendido a nivel nacional desde septiembre, cuando se han dejado de emitir.

Publicidad

“Es más fácil controlar, para el tránsito y seguridad, unos pocos carros sin placas que cientos de miles sin ella”, expresa el dirigente del gremio de los concesionarios en Guayas, que además se queja porque a los clientes se les cobra un rubro por ese material, pero no se lo entregan.

Así entonces, carros que no son nuevos se camuflan entre los 2.000 que cada mes se venden en Guayaquil, según cifras de la AEA, y que no tienen placas.

¿Cuál es la sanción para quienes conducen autos y motos sin placas?

De acuerdo con lo establecido en las ordenanzas de Guayaquil, la sanción asciende a una multa de un salario básico unificado ($ 425) y la retención del vehículo por siete días. En el caso de reincidencia la sanción es de dos salarios básicos ($ 850) y la retención del vehículo por catorce días.

En operativos policiales realizados en el Guasmo Sur de Guayaquil se han detectado vehículos sin la placa posterior. Foto: El Universo

Para los vehículos que no tienen placas por distintos motivos, se emiten certificados de placas provisionales que está a cargo de los municipios, dice la ANT. En el artículo 121 de la resolución 008 DIR 2017, consta que en los casos en los que no sea posible la entrega metálica, por excepción se otorgará una provisional. Pero ya son demasiados los autos sin identificarse en las calles.

¿Por qué la demora en la ANT? Este medio quiso consultarlo con sus autoridades, pero el área de comunicación ha ofrecido una entrevista para los próximos días y prevé tener cifras exactas sobre el déficit de placas en el país.

Sin embargo, la entidad ha expresado que los ataques informáticos han mermado su capacidad operativa, pero no se ha informado sobre el traslado de la competencia de emisión de placas a los municipios, algo que consta en la aprobada reforma a la Ley de Tránsito desde el año pasado.

Al descongestionar la emisión de placas y licencias para Guayaquil, Quito y otros GAD que puedan hacerlo, la ANT podrá atender a municipios más pequeños que aún no tengan la capacidad operativa para eso, ofreció el director Castro hace seis meses, sin que aquello se haya concretado hasta ahora, como dice el gerente de la ATM. (I)