Antes del mediodía de este martes 20 de abril fue hallado el cuerpo sin vida de Roberto Salvador Asanza Asanza, de 55 años, en el interior de su vivienda, ubicada en las calles Kléver Franco, entre Palmeras y Vela, en Machala.

Los parientes de Asanza ingresaron a la vivienda y encontraron su cuerpo, que estaba envuelto en una sábana, con golpes en la cabeza y en estado de descomposición. Allegados indicaron que desde hace unos cinco días habría desaparecido el ahora occiso.

“El cuerpo del señor estaba en su cama cubierto con una colcha. No se tiene información de lo que haya sucedido. Vivía solo con un adulto mayor que tiene discapacidad. Tenemos información de que la puerta del garaje estaba sin seguridades”, explicó el fiscal Christian Ayala, quien realizó el levantamiento del cadáver.

Los moradores del sector indicaron que fueron alertados por el padre de la víctima, quien luego de permanecer dos días sin comer no tuvo otra opción que pedir ayuda desesperadamente a sus vecinos. Enseguida, los parientes llegaron para forzar las seguridades e ingresar al inmueble donde habitaba el adulto mayor con Asanza.

Los parientes dijeron que en el lugar no estaba la camioneta del ahora occiso; además, notaron en el interior todo removido y aparentemente la falta de dos televisores, que habrían sido sustraídos.

Por ello, el fiscal dijo que investigará si el caso se trata de una muerte por robarle algunas de las pertenencias.

Agentes de la Unidad de Desaparecidos de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) realizan las investigaciones correspondientes para buscar a los presuntos responsables de esta muerte violenta. (I)