Un centro de estética y belleza, situado en la cdla. Kennedy Norte (Guayaquil), y una lavadora de vehículos, en La Aurora (Daule), además de propiedades de lujo en Puerto Santa Ana, los cantones Samborondón, Manta y Santa Elena son parte de los doce inmuebles identificados por agentes investigativos de la Policía Nacional sobre la red que supuestamente manejaba Leandro Antonio N. T., el hombre que fingió su muerte para desvanecer una sentencia que figuraba en su contra por narcotráfico, en Perú.

El avalúo de los predios que estarían vinculados directamente con Leandro N. y también por medio de familiares y conocidos, a manera de testaferrismo, suman alrededor de $ 14 millones, revelan las indagaciones policiales en este caso.

A ello se suman $ 10 millones encontrados entre oro sólido, joyas y dinero en efectivo en el operativo del miércoles anterior en 19 inmuebles intervenidos en el operativo de captura de él y seis personas más. Es decir, en total, las autoridades han detectado al menos $ 24 millones.

Leandro N. y los otros seis sospechosos fueron detenidos en Guayas, Santa Elena y Manabí, luego de un año y medio de investigaciones por supuesto lavado de activos.

Publicidad

Según indagaciones policiales, él usaba supuestamente empresas de fachada para “blanquear” dinero con el supuesto propósito de financiamiento de grupos delincuenciales organizados. Las empresas que aparentemente manejaba tenían relación con temas de transporte, estética y belleza, construcción, lavado de vehículos, entre otros fines comerciales. Parte de las firmas que figuran con su presencia fueron creadas entre el 2015 y 2021, según datos de la Superintendencia de Compañías.

Leandro N. residía con su pareja Lina R. en una residencia privada de una exclusiva urbanización de Samborondón, cuyo avalúo es de $ 2 millones aproximadamente, según peritos investigativos. La Policía detuvo a ambos en ese sitio la madrugada del pasado miércoles luego de un allanamiento.

Prisión preventiva para cuatro procesados por lavado de activos, entre ellos, Leandro N. T., requerido en su momento por la justicia peruana por tráfico de drogas

Justamente, en medio de la diligencia, una exfiscal Antinarcóticos estaba en el inmueble alrededor de las 03:00 de la madrugada cuando se dio la llegada de los agentes policiales. Ella se identificó como abogada particular de la familia. Ese hecho llamó la atención de autoridades.

Para autoridades policiales, Leandro N. es uno de los catalogados ‘narcos invisibles’ que operan en Ecuador. Pese a que se desconoce el número de quienes operan bajo esa modalidad, la Policía Nacional busca identificar para limitar la operación de las estructuras delictivas y criminales que operan en el país.

Publicidad

Leandro N. fue detenido esta semana en una lujosa residencia de Samborondón. Personal policial lo llevó al Cuartel Modelo de Guayaquil. Foto Cortesía Policía Nacional de Ecuador.

Leandro N. apareció a la luz pública en el 2005 cuando formó parte del proceso de pacificación de las bandas Ñetas y Latin Kings.

Leandro N. era “súbdito” de Jorge Luis Zambrano, alias Rasquiña, considerado líder de Los Choneros, quien fue asesinado en un mall del Manta.

En Perú, Leandro N. recibió una sentencia ejecutoriada por narcotráfico. Se hizo pasar por fallecido producto de la pandemia. Según las pesquisas policiales, él falsificó un documento de defunción de su padre y lo hizo pasar como propio a fin de desvanecer el proceso en la justicia del país vecino.

Leandro N. venía realizando operaciones comerciales como compra de bienes, apertura de cuentas bancarias y usando también como testaferros a familiares directos, incluyendo su esposa y hermanos, según las indagaciones policiales.

Publicidad

Droga en base aérea de Manta y detención de esposa de alias ‘Gerald’, dos de los casos en los que participó la fiscal asesinada en Manabí

En la clandestinidad, el hombre usaba cédulas de identidad con nombres falsos, incluso licencias de conducción, con su fotografía.

La red de Leandro N. tenía de diez a doce cuentas en distintas entidades bancarias. Manejaban un alto flujo mensual de dinero con movimientos en tarjetas de crédito, compras por medio plataformas virtuales, y otros medios.

Su pareja Lina R. tenía supuestamente labores comerciales de alto estatus en Guayas y Manabí, como en un centro estético de Kennedy Norte, según las pesquisas policiales. En redes sociales, ella aparecía en videos dando consejos sobre el cuidado de uñas y también participando en campañas de promoción del negocio del centro estético.

A un hermano de ella también se lo investiga como supuesto testaferro al figurar como dueño de varios inmuebles avaluados entre $ 250.000 a $ 300.000.

Publicidad

Entre los detenidos por este caso también consta un contador que se encargaba “blanquear” los registros contables y además a hermanos de Leandro N., quienes fungían aparentemente como testaferros, se indicó.

En el operativo se retuvo a cinco vehículos de alta gama que se cotizan en al menos $ 100.000 cada uno. Todos estaban blindados. El día del operativo, además se decomisaron 6 armas de fuego, 34 teléfonos móviles, 9 municiones, $6,4 millones de dólares en efectivo y lingotes de oro, avaluados en $ 1,5 millones aproximadamente.

De igual manera, las autoridades policiales investigan si la detonación de explosivos en un cerro de La Aurora, donde murieron tres personas por mal manejo de los artefactos, tienen relación con el caso de Leandro N. y la disputa entre bandas.

Se presume que incluso Leandro N. operaba con contactos a nivel jurídico y político para llegar a conseguir la falsificación de documentación.

“Todo eso dirá la investigación. Por experiencia, se conoce que el crimen organizado cuando actúa se articula con protecciones de todo tipo: judiciales, políticas, comunicacionales y en las instituciones; porque eso es parte (de su accionar), permear las instituciones”, dijo el ministro del Interior, Patricio Carrillo, este viernes 27.

Este caso recién empieza. En el seguimiento de las pesquisas se podrían descubrir nuevos nexos con otros delitos como minería ilegal y enriquecimiento ilícito.

Por ahora, Leandro N. y otros tres procesados permanecerán con prisión preventiva, mientras otros tres sospechosos deberán cumplir medidas sustitutivas. (I)