NOTICIAS

Publicidad

En 2021, el Cuerpo de Bomberos de Guayaquil atendió 51 emergencias relacionadas con amenazas o intentos de suicidio, pero ninguna con el riesgo que se registró en el edificio del Puerto Santa Ana

Hamilton Flor, comandante de la Compañía de Psicólogos de los bomberos, asegura que se analizó la emergencia para establecer las medidas de contingencia.

Miembros de la Policía Nacional acudieron a emergencia de amenaza de suicidio en el Puerto Santa Ana, en el centro-norte de Guayaquil. Foto: Ronald Cedeño. Foto: El Universo

Publicidad

Cerca de las 06:30 del martes 1 de febrero ingresó una llamada al sistema de emergencias ECU911 para reportar un intento de suicidio desde uno de los pisos más altos de un edificio en el Puerto Santa Ana, en Guayaquil.

Varias unidades de diferentes compañías del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Guayaquil (BCBG) acudieron para atender la emergencia, entre estas, la Compañía de Psicólogos Jefe Juan Gregorio Sánchez, que opera desde el 2017. El teniente Hamilton Flor, comandante de esa entidad, asegura que se analizaron las variables de esa emergencia para establecer las medidas de contingencia más adecuadas.

¿Cómo se establece el tipo de protocolo a seguir en un caso de amenaza de suicidio?

Publicidad

De acuerdo cómo se dé el escenario de intento de suicidio se escogen los recursos que se van a disponer, en una evaluación previa. Para esta situación es importante tener el apoyo de la Policía Nacional, porque en una situación de estas probablemente va a existir algo de agresividad, algo de violencia. La emergencia de ayer (1 de febrero) fue extremada y crítica. Nuestra intervención es 100 % psicológica, pero si ya tenemos un caso agresivo, alguien con un arma cortopunzante o un arma con la que pueda lastimarse o lastimar al resto, se requiere de la fuerza pública para poder repeler o neutralizar a la persona.

Guayaquil  1 de Febrero  2022 Lugar Puerto  Santa  Ana Persona trata de quitarse  la vida desde  un condominio  Fd Ronald  Cedeño  Foto: El Universo

Lamentablemente este hecho tuvo un desenlace adverso. ¿Se pudo haber salvado la vida del ciudadano venezolano con algún implemento para contener su caída? ¿Tal vez una red o cojines de rescate?

En la evaluación de los riesgos se tomó en cuenta eso. Esa es una alternativa que como civil puedo decir: “Por qué no pusieron una colchoneta ante el salto”, pero si en vez de saltar, la persona se clavaba los cuchillos, ¿qué podía hacer con las colchonetas? Entonces esa es la evaluación de los diferentes escenarios que pueden ocurrir y que se hizo. Ahí, obviamente, como la persona cayó, las personas emiten ese tipo de comentarios. Yo le doy una vuelta a eso, si la persona se hubiera clavado los cuchillos, qué hacíamos con las colchonetas en ese caso.

Publicidad

Esa es la parte que nos toca a los equipos de respuesta ver, es decir, analizar todas las posibilidades que puedan ocurrir. Y de acuerdo con esas posibilidades ir viendo qué cosas tenemos, primero porque no contamos con este tipo de recursos para estos escenarios, por ejemplo, que podemos adquirir o conseguir. Adicionalmente hay que tener en cuenta si una persona se lanza de esa altura (piso 17) probablemente, por la velocidad y el peso, la iba a dañar.

En ese escenario específico no se podía armar una colchoneta abajo por las condiciones estructurales del edificio que no nos permitían poner algo. Todo eso que la gente civil no lo vio, pero que lo vimos las personas que estuvimos ahí. Esto sirve para un análisis del equipo de emergencia de cómo nos coge el evento y obviamente en qué podemos mejorar para una próxima intervención.

Publicidad

Un hombre de origen venezolano se lanzó desde el piso 17 de un edificio de Puerto Santa Ana. Cortesía.

¿El Cuerpo de Bomberos tiene un implemento de salvamento de esa naturaleza?

No. Tenemos equipos de rescate como lo que vimos ayer (martes), de descenso vertical, equipos para estructuras colapsadas. En un evento en el que una persona está agresiva, así tengamos esos equipos se va a dificultar acceder al ciudadano.

¿Qué tan recurrentes han sido las emergencias de amenazas o intentos de suicidios que han atendido en Guayaquil?

A partir de la pandemia hemos tenido un elevado número de intentos de suicidio. Teníamos casos, pero en la pandemia incrementó un poco más. En 2019, 32; en 2020, 79; y en 2021, 51. Sin embargo, hemos fortalecido la atención. Actualmente, nosotros contamos con un psicólogo, a través del ECU911, 24 horas activo, que hace la contención (psicológica) en línea. Luego de eso, si no fuera efectiva, nos activan a nosotros como equipo de emergencias de Bomberos Guayaquil, que acudimos al sitio del incidente.

Publicidad

Cuando se logra estabilizar a la persona que amenaza contra su propia integridad, ¿qué proceso se activa?

Se coordina el traslado de la persona al Hospital Bicentenario, a Neurociencias o alguna dependencia del Ministerio de Salud Pública. No es una cosa de que solo lo atendemos en el sitio y nos vamos, sino que sí tratamos de garantizar su salud con terapia.

En la intervención de este tipo de emergencias, ¿qué idea se trata de posicionar en el diálogo que se tiene con la persona afectada?

En la intervención de los psicólogos primero se hace una aproximación con la persona, verificar si tiene algún cuadro (patológico), si es paciente psiquiátrico, si se trata de un evento que lo alteró: la pérdida de un familiar, la pérdida de trabajo. No toda persona que amenaza con suicidarse tiene una patología previa en el área psicológica. También son cosas que pudieron haber sucedido de un momento a otro.

Vemos qué necesita la persona, si quiere agua, si necesita conversar. Hay cosas que sí podríamos facilitar y conseguir. Se trata de que la persona vea las diferentes alternativas. Por ejemplo, si se trata de una mujer que se quedó sola con sus hijos. En ese caso se le dicen las alternativas.

Un extranjero murió luego de lanzarse de un edificio de Puerto Santa Ana, en Guayaquil

¿En el caso del Puerto Santa Ana hubo variables que pudieron haber aumentado el riesgo del rescate o influido en la decisión del ciudadano venezolano? Gente que veía la situación le gritó al ciudadano venezolano.

Ayer (martes) incluso hubo una condición de llovizna, población estaba en el lugar, moradores grabando, son otros factores que se van sumando y que (para el personal de rescate) en momentos de entrenamiento no los tiene. Estos eventos nos llevan a la reflexión a los organismos de socorro, como seguir preparándonos más.

Estuvo leyendo la Biblia desde la madrugada y llamó a su hija para despedirse. Así fueron las últimas horas del hombre que se lanzó al vacío en Puerto Santa Ana

El trabajo para disuadir al ciudadano venezolano duró varias horas y tras el efecto adverso también se someten a alguna terapia...

Nosotros tenemos dos protocolos adicionales. Uno fue activado ayer mismo (martes), que es un proceso de descarga emocional. Se hizo una sesión junto al edificio. Y tenemos previsto hacer otra el día de mañana. Un proceso en el que participa el personal de rescate, psicólogos, de ambulancia, todos, para hacer nuestro proceso de descarga emocional. Ese toma más tiempo. Evaluamos procedimientos, lo que hicimos o pudimos haber hecho y finalmente logramos que el personal exteriorice todo lo que siente con respecto a esa novedad. Si llegara a haber una secuela (como estrés postraumático), nuestro equipo de psicólogos está preparado para atenderla. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad