“Todo bien, familia, mi ñaño está bien”. Ese fue el mensaje que envió un familiar del docente universitario José Quevedo para dar a conocer sobre su liberación, luego de haber permanecido secuestrado junto con el subdecano de la Facultad de Agronomía de la Universidad Técnica de Machala, Abraham Cervantes.

Fueron cinco horas de desesperación y angustia al haber estado privados de su libertad a manos de sujetos armados pertenecientes a un grupo delictivo.

Dos muertos y un herido por ataque armado en El Guabo, en último día de feriado

Según el relato de allegados, los docentes debían participar de una convención académica en Guayaquil, por lo que a las 05:30 de este miércoles 25 de octubre, Cervantes se trasladó a la parroquia Puerto Bolívar para recoger a Quevedo.

Publicidad

Aunque no especificaron lugares exactos, se mencionó que en el camino fueron interceptados por sujetos armados, quienes con amenazas hicieron que pararan el automotor y procedieron a secuestrarlos.

Un hombre fue apuñalado en los exteriores de colegio de Machala

Al no tener noticias de ellos, sus familias solicitaron ayuda de la Policía Nacional. Agentes del servicio urbano de la parroquia Puerto Bolívar se desplegaron en diferentes barrios sin dar con su paradero.

El área de desaparecidos de la Dirección de Muertes Violentas inició con las labores investigativas, coordinando operativos simultáneos en diferentes puntos de Machala y dando aviso a sus compañeros de las provincias de Azuay y Loja.

Publicidad

Sicarios persiguieron a hombre que se trasladaba en una camioneta hasta matarlo en Machala

“Se dispusieron operativos con todas nuestras unidades, además de disponer el sobrevuelo con drones sobre las bananeras”, mencionó el coronel Álvaro Rocha, jefe policial del distrito Machala.

Pasado el mediodía, tras el despliegue de uniformados, los captores habrían procedido a abandonar a Cervantes y Quevedo en una zona desolada de la vía a La Primavera de Machala.

Publicidad

Una fuente policial mencionó que el objetivo del secuestro fue robarles el carro, un Toyota Fortuner. (I)