Buena Fe, LOS RÍOS

El asesinato del comerciante Eduardo Luis Campuzano Macías ha conmocionado al cantón Buena Fe.

Sicarios llegaron a matarlo a su carreta de trabajo el mediodía de este viernes, 14 de junio, en la entrada a la cooperativa 19 de Octubre, a pocos metros del redondel Todos Vuelven.

Publicidad

El ataque ocurrió ante la presencia de los clientes, quienes corrieron a ponerse a buen recaudo.

El cuerpo de Pancho, como le decían a la víctima, quedó junto a su carreta de comida; sus amigos lo trasladaron hasta una clínica de la localidad, donde se confirmó su muerte.

Tres estudiantes de un colegio de Quevedo se accidentaron en el anillo vial, uno de ellos falleció

Los disparos que recibió en la cabeza y tórax no le permitieron sobrevivir.

Publicidad

Testigos del hecho violento dijeron que los asesinos se movilizaban en motocicleta, el copiloto descendió del vehículo y disparó contra el comerciante por repetidas ocasiones para luego abandonar el sitio.

Eduardo Luis Campuzano Macías vendía comida en su carreta.

Pancho era conocido en Buena Fe por vender una variedad de platos típicos, pero principalmente guatita.

Publicidad

Hay quienes creen que su muerte pudo ser motivada por negarse a pagar alguna extorsión, aunque al respecto no hay información policial.

Tras el crimen de Eduardo Campuzano, de 35 años, los comerciantes de Buena Fe contaron que las extorsiones y vacunas están obligando a cerrar los negocios.

Dos hombres fueron interceptados y atacados a bala mientras se movilizaban en moto en barrio de Quevedo

“Hasta a quienes vendemos bingo nos extorsionan, hay amenazas y advertencias. Quienes no tienen deciden cerrar sus locales comerciales ante el riesgo de ser asesinados”, contó una comerciante informal y señaló que el valor de las extorsiones va desde $ 200 y puede superar los $ 3.000 dependiendo del negocio. (I)