Luego de más de un año del asesinato del expresentador de televisión Efraín Ruales, la Policía Nacional capturó al último de los ocho involucrados en el caso.

El operativo se desarrolló la tarde de este viernes 4 de febrero en la isla Trinitaria, en el sur de Guayaquil.

Luego de distintas diligencias investigativas, personal de la Unidad Nacional de Detención de Personas de Alta Peligrosidad Requeridas por la Ley de la Policía Nacional lideró la captura de Aarón A. por figurar como sospechoso del delito de asesinato, se indicó en un documento de la institución.

Según información policial, Aarón A. era el único prófugo de los procesados hasta ahora por el crimen de Ruales, suscitado el 27 de enero del 2021 en la av. Guillermo Cubillo, en el norte de Guayaquil.

Publicidad

Aarón Andrés A. C., de 26 años, tenía una boleta de captura vigente por su presunta participación en el hecho.

A un año de la muerte de Efraín Ruales no se ha dictado sentencia y los 8 involucrados afrontan diferentes procesos

El sospechoso habría sido quien se deshizo del arma usada en el asesinato lanzándola a un ramal del estero Salado, en el sur de la urbe. El artefacto luego de dos meses fue encontrado con apoyo de buzos de la Policía.

Antes de que se emitiera la orden de detención, Aarón ya había ofrecido varias versiones en la Fiscalía.

En lo que va del proceso investigativo, la justicia ecuatoriana ha vinculado al caso de la muerte del presentador a ocho personas: el recién aprehendido, seis detenidos en la Penitenciaría y un menor de edad involucrado que tiene un proceso aparte y está en casa con resguardo policial.

Publicidad

Los casos se llevan por separado. En el proceso de los adultos están Álvaro C., alias Alvarito, y Alexis C., alias Casquete (autores directos); Carlos M., alias Choclo (autor mediato); Karla M. (coautora); Jorman V., alias Veloz; Aarón A. y Juan Carlos Redrován (cómplices).

Van ocho vinculados en investigación por el crimen del presentador Efraín Ruales; cada uno tenía un rol pero no se da con el autor intelectual

Ñorqui, el menor de edad involucrado en el caso, fue detenido el 5 de marzo y estuvo varios meses en la Cárcel 4 de Quito, pero actualmente está en su casa con resguardo policial, porque en el momento del crimen tenía 17 años.

El proceso de alias Ñorqui estaría en la Corte Nacional, porque su defensa argumentó que la detención había sido ilegal y que esto anulaba el proceso, porque al ser detenido se lo mandó a una cárcel de adultos.

Aquello ocurrió porque Ñorqui se identificó con el nombre de su hermano (suplantó su identidad), debido a que él no estaba inscrito en el Registro Civil.

Publicidad

Hoy se cumple un año del asesinato de Efraín Ruales; Alejandra Jaramillo lo recuerda: 365 días no pensando en que te fuiste; sino en que tuviste un nuevo comienzo

En torno al caso, las autoridades aún no determinan la identidad de los posibles autores intelectuales del hecho. Los investigados hasta ahora han sido señalados como partícipes materiales del crimen.

Asimismo, tres agentes fiscales han manejado el caso investigativo; uno de ellos incluso recibió una amenaza de muerte.

Por ahora, el proceso sigue en etapa de juzgamiento, a la que han sido convocadas más de 60 personas como testigos, en su mayoría policías que intervinieron en varias de las pesquisas.

A causa de un desperfecto eléctrico en la Unidad Judicial Penal Norte 2, ubicada en el centro comercial Albán Borja, se suspendió el juicio a los sospechosos del crimen del presentador, que ya está en la etapa final y se espera el dictamen de la sala conformada por tres jueces.

Publicidad

El rol de cada uno

Según las versiones tomadas, a inicios del 2021, Jorman V., alias Veloz, de 21 años, habría recibido una llamada de prisión para planificar el atentado contra Ruales y convocar a quienes atacaron al presentador.

El mandó supuestamente a robar el carro y consiguió el arma, según la Fiscalía.

Quien contactó a Jorman V., de acuerdo con el expediente, sería Carlos M., conocido como Choclo, quien es uno de los líderes de la banda Los Lagartos.

Desde la Penitenciaría del Litoral, la Fiscalía presume que Choclo llamó a Veloz para ordenar el crimen.

La Fiscalía detalló que se procesa a Juan R. por haber robado el 6 de enero en Guayacanes el carro Vitara azul usado para vigilar y matar a Ruales tres semanas después. Juan R. fue detenido en mayo.

Además, él habría cambiado la placa del automotor por una clonada que pertenecía a un carro similar matriculado en la provincia de Manabí.

Otro vinculado es alias Casquete, un joven de 19 años que condujo el carro desde el que disparó el sicario. Casquete fue ubicado días antes vigilando a Ruales mientras entrenaba y cargando gasolinera en el carro robado.

Karla M., la novia de alias Casquete, fue vinculada también al caso y la detuvieron en una diligencia en septiembre, cuando acudió a dar su versión. Ella supuestamente habría participado en la quema del vehículo que se produjo después del crimen en el suburbio de Guayaquil.

El carro fue abandonado por una pareja que, tras prenderle fuego, huyó en moto. Karla estuvo presente en el departamento en La Valdivia, en el sur de Guayaquil, cuando se detuvo a alias Casquete, diez días después del crimen (5 de febrero). Entonces no sabía la Fiscalía de la participación de la mujer.

Álvaro C., alias Alvarito, fue detenido el 3 de marzo en Rioverde, Esmeraldas, y sería quien haló el gatillo. El supuesto sicario tiene 23 años y está en la Penitenciaría desde su detención. En su primera versión de los hechos en la Fiscalía del Cuartel Modelo admitió haber disparado y dijo que “se les pasó la mano” y que los habrían contratado para asustar a Ruales.

Meses después, en una ampliación de su versión mencionó que hubo un contratante, un hombre que los contactó. Él lo identificó como Marcelo. Dijo que tuvo contacto por su barrio.

“Él me dio un día antes el 70 % de la paga, que fue $ 3.500, porque el valor total era $ 5.000″, indicó alias Alvarito.

El pronunciamiento de la madre de Ruales

Al año de la muerte de Ruales, su madre Narcisa Ríos se pronunció al respecto en un video publicado en la cuenta de Facebook Efraín Ruales TV.

En el audiovisual, ella dijo que había pasado un año y dos meses dolorosos por la partida de su hijo y otros familiares, entre ellos su esposo y su madre.

“Experimenté varias clases de dolor. Pero este último la verdad que fue fuerte, es como dicen, literal, me arrancaron el corazón en carne viva”, señaló. (I)