Álvaro C., quien fue detenido el 3 de marzo en Rioverde, Esmeraldas, por el crimen del presentador Efraín Ruales, aceptó que fue él quien haló el gatillo el 27 de enero en la avenida Guillermo Cubillo.

Dijo además que “se les pasó la mano” y que los habrían contratado para asustar al también actor.

Alias Alvarito tiene 22 años y está en la Penitenciaría desde su detención. Ayer por primera vez dio su versión de los hechos en la Fiscalía del Cuartel Modelo, pues el día que fue capturado se acogió al derecho al silencio.

A la misma dependencia judicial llegó otro implicado en el crimen: alias Choclo. En medio de un operativo de seguridad, arribaron ambos sospechosos, con chalecos antibalas y pasamontañas.

Publicidad

Carlos M., conocido como Choclo, es hermano del fallecido Geovanny M., alias El Gorras, y actualmente lideraría la banda de Los Lagartos desde la Penitenciaría del Litoral.

Choclo está detenido desde el 2012 por asesinato y habría sido contactado por el autor intelectual, quien pagó a la banda por el atentado. La Fiscalía indica que, según la versiones, el jefe de Los Lagartos contrató a los tres jóvenes que ejecutaron el sicariato cuando Efraín Ruales salía del gimnasio.

El fiscal del caso, Víctor González, dijo que en el expediente tienen las pericias del arma usada para matar a Ruales, del vehículo robado en el que se movilizaban los sicarios, indicios balísticos, rutas de escape y pericias de celulares. Todo esto será usado como elemento de convicción para comprobar la participación de los sospechosos en la muerte del presentador.

González señaló que alias Choclo no aportó mucho en su versión. Indicó además que en el caso de alias Casquete (conductor), quien está en la cárcel 4 de Quito, inicialmente quería colaborar y que ahora se niega a hablar.

“Le ofrecí beneficios procesales con respecto a la investigación fiscal, le presenté los indicios que lo ubican en tiempo y espacio, sin embrago, de un día al otro cambió de parecer y ya no quiso acogerse a la cooperación eficaz”, señaló el fiscal, quien añade que Casquete cambió de abogado.

Con respecto al otro detenido, alias Norqui, quien tendría 17 años, su caso actualmente lo lleva un fiscal de menores. De ser hallado culpable podría pasar máximo 8 años preso.

El fiscal del caso dijo que ningún detenido ha revelado aún la identidad del autor intelectual, pero señala que aún tiene dos meses para investigar quién pagó y sobre todo el motivo del crimen. En los próximo días se tomarán más versiones. (I)