El sufragio en el exterior empezó con augurios de ser histórico porque por primera vez los ecuatorianos que están en otros países solo podían votar por internet con sus celulares, laptops o computadoras, para ellos no hubo recintos electorales. Pero en el transcurso de la jornada sufragar se volvió una odisea: unos tuvieron que esperar cinco horas frente al computador para hacerlo, otros votaron tras varios intentos, pero nunca les llegó la confirmación e incluso hubo quienes se quedaron sin poder sufragar.

En el padrón del exterior había 409.250 habilitados para sufragar. Ellos debían inscribirse antes de votar telemáticamente y hasta las 15:45 de este domingo 20 de agosto del 2023 solo 121.594 lo habían hecho -eso es el 30 %- y los que pudieron ejercer su voto llegaban a 44.941 -esa cifra representa el 11 % del total de empadronados y el 37 % de los que estaban inscritos a esa hora-, de acuerdo con un reporte del Consejo Nacional Electoral (CNE), que desde la mañana había pedido paciencia a los votantes en el exterior ante la congestión del sistema.

CNE reconoce que ecuatorianos en el exterior han tenido problemas para votar telemáticamente

Al inaugurar el voto telemático, el vicepresidente del CNE, Enrique Pita, destacó que el órgano electoral y los ecuatorianos empadronados en el extranjero hacían historia al participar de una nueva forma de sufragio.

Publicidad

El voto para ellos se dio entre las nueve de la mañana y las siete de la noche, según la hora local. Joselyn Villón reside en Madrid y ella y su familia empezaron a intentar sufragar desde las diez de la mañana. Pudieron digitar su identificación y les llegó el correo con el código, pero al poner ese código lanzaba error. Actualizaron la página y ya no llegaba el código. “Estuvimos así casi todo el día, cada hora y media volvíamos a intentar y no pasaba nada”. Pensaron que el problema era que lo estaban haciendo desde el celular, así que usaron el computador y nada. Cambiaron de navegador, de Safari a Google, y nada. Intentaron hasta las seis de la tarde y ya luego se dieron por vencidos. No pudieron votar. Amigos y conocidos de Joselyn que están en Italia y Alemania tampoco pudieron sufragar.

En Estados Unidos también se dio el problema. Virginia Burgos, ecuatoriana que vive en ese país hace once años, se conectaba cada media hora al portal habilitado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) y le salía “error del sistema, contacte con el administrador”. Al hacerlo, le llegó el mensaje de que estaba “en una fila de espera para ser atendido por un agente”, pero asegura que no tuvo ayuda del organismo, sino que intentó por cinco horas hasta que pudo consignar su voto.

Es la primera vez que votó de forma telemática y para ella fue un “total fracaso. Se vulneraron nuestros derechos. En Europa muchos quedaron sin votar. Lo justo y correcto era extender el horario y no cortarlo. Reconocer la falla enorme y suspender la elección. Era lo justo democráticamente hablando”. Por eso ella prefiere volver a votar de forma presencial.

Publicidad

Ecuatorianos en el exterior llevan horas intentando votar por internet, CNE garantiza que al final de la jornada todos podrán votar

El error del sistema también se registró en Latinoamérica. Cuando Nancy Villavicencio ingresó a votar en la mañana, solo pudo digitar su número de cédula y no avanzaba en el proceso. Pero al saber que había congestión decidió intentarlo en la tarde y entonces, tras tres intentos, pudo votar. A pesar de los inconvenientes, ella prefiere el voto telemático porque vive en la costa de Argentina y está a tres horas y media de Buenos Aires, y en Argentina solo hay un consulado y una embajada. Considera que era previsible que haya problemas porque es la primera vez: “Es como las colas online, una cantidad de gente votando al mismo tiempo. Obvio que iba a haber demora, yo me fui a hacer las cosas que tenía que hacer, volví y probé de vuelta y ya, enseguida, creo que fueron dos minutos que me tomó todo”.

Lo único malo “es que pierdes el concepto del voto secreto porque te queda registrado por quien votaste”, comentó.

Publicidad

Otros ecuatorianos no saben si votaron o no porque el sistema les dio mensajes confusos. Un joven empadronado en París contó que el primer problema que tuvo fue al autentificarse, luego reinició la página y entonces ya no podía ingresar y le salía error. Luego, el código de verificación se tardaba en llegar. “Fue bastante complejo hasta que finalmente pude entrar a votar. Las elecciones de asambleístas y presidenciales no me dieron problema, pero en la consulta popular se demoró varios minutos en cargar la pregunta sobre el Yasuní, no asomaba nada en la pantalla. Finalmente apareció el texto. Pero al concluir el proceso no me daba el interfaz confirmar de que había votado, no me daba ninguna opción y se desapareció muy rápido, y hasta el momento no tengo acceso en ningún lado a la papeleta de votación que la vez pasada era muy fácil de descargarla, tampoco he recibido ninguna confirmación por correo. A pesar de hacer todo este tortuoso proceso, de consumir varias horas tratando de votar, no tengo ninguna verificación de que mi voto fue efectivamente realizado ni tengo la papeleta de votación”. Otros, en cambio, terminaron el proceso de votación telemática, pero al final les salía error y que no se registró el sufragio; sin embargo, sí les llegó la confirmación al correo, así como el certificado de votación.

La situación fue observada por la Cancillería, el Consejo de Participación Ciudadana y por la delegación de la Organización de Estados Americanas (OEA) que está en el país con su misión de observadores. (I)



Publicidad