De las seis consejerías presidenciales creadas por el Gobierno de Guillermo Lasso en sus primeros dos meses de mandato, tres tienen plazos para su funcionamiento o término y tres no tienen tiempo de duración.

Las consejerías para las políticas públicas de vacunación, para la lucha contra la desnutrición infantil y para la integración regional y relaciones multilaterales de la Comunidad Andina (CAN) son las que tienen tiempos definidos.

Las consejerías para la ejecución del plan de Gobierno, para las políticas públicas, para la protección del sector bananero y para la gestión de la gobernanza y asuntos seccionales no tienen plazos ni tiempo de duración.

La consejería para la ejecución del plan de Gobierno, dirigida por Aparicio Caicedo Castillo, quien es director ejecutivo de Ecuador Libre y director de la Cátedra Hayek de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo, fue la primera en crearse y no tiene plazo de funcionamiento.

Publicidad

Esta consejería tiene tres funciones: asesorar políticamente al presidente, realizar recomendaciones acerca del seguimiento y cumplimiento del plan de Gobierno y requerir información a cualquier autoridad del Ejecutivo.

La consejería para las políticas públicas de vacunación contra el COVID-19, a cargo del empresario farmacéutico Carlos Cueva González, tiene una duración de 180 días y dos funciones: recomendar mejores prácticas para la negociación de vacunas y reportar directamente al presidente sobre las recomendaciones emitidas.

La consejería para la lucha contra la desnutrición infantil, dirigida por el empresario en el sector de la salud Luis Enrique Coloma Escobar, tiene sesenta días, a partir del 24 de mayo en que fue creada, para presentar propuestas para reformas normativas e institucionales.

Entre sus siete funciones están asesorar al presidente sobre la estrategia nacional primera infancia para la prevención y reducción de la desnutrición crónica infantil Ecuador Crece Sin Desnutrición Infantil (ECSDI), compilar las propuestas e información para mejorar la ejecución de la estrategia.

Además, asesorar al presidente sobre la participación de Ecuador en el movimiento Scaling up Nutrition de las Naciones Unidas (ONU), recomendar al presidente reformas normativas para la adecuada ejecución de la estrategia y el plan estratégico intersectorial, realizar recomendaciones para garantizar la estabilidad fiscal de la estrategia (organismos multilaterales, recursos no reembolsables, créditos) y otras.

La consejería para la gestión de la gobernanza y asuntos seccionales, que fue encargada al fallecido César Monge, fundador de CREO, exasambleísta y exministro de Gobierno, empresario agrícola y camaronero, tampoco tiene tiempo de duración y el presidente Lasso definirá si mantiene o no esta instancia.

Publicidad

La consejería para la integración regional y las relaciones multilaterales de la Comunidad Andina (CAN), a cargo de la internacionalista, docente universitaria en temas de diplomacia, resolución de conflictos y migración e integrante de la directiva de la Fundación Ecuador Libre, Andrea Balda, funcionará mientras Ecuador ocupe la presidencia pro tempore de este organismo regional, es decir, un año, desde el 17 de julio.

Sus funciones son recomendar acciones para estimular la integración y coordinar con Presidencia y demás instituciones del Estado la implementación de políticas y acciones aprobadas por el presidente para la integración y relaciones multilaterales.

“La función del presidente pro tempore es llevar la agenda de trabajo de este año en la CAN; el presidente (Iván) Duque (Colombia), quien nos pasó la batuta, ha dejado unas pautas interesantes que podemos seguir, pero cada mandatario le pone su sello propio. En general, las agendas puntuales están por definirse esta semana en una reunión con la secretaría general, pero tenemos previsto trabajar en temas como la complementariedad social, económica y tecnológica, hay una agenda digital que para nosotros es importante para impulsar una economía verde, que incentive a las mipymes, además recobrar líneas de cooperación para fortalecer la gestión pública, y se está trabajando en un plan de acceso a vacunas…”, explica Balda.

Finalmente, está la consejería para las políticas públicas para la protección del sector bananero, que tampoco tiene tiempo de duración, a cargo del exdiputado y presidente del Congreso y exministro de Industrias, Juan José Pons. Se encargará, específicamente, de recomendar acciones para la protección del sector bananero en contra de las potenciales amenazas del Fusarium Oxysporum Raza 4 Tropical (FOC R4T).

De los seis consejeros, solo Balda y Monge tenían prevista una remuneración que equivale a la de un ministro de Estado, según informó ayer la Secretaría Jurídica de la Presidencia. Los otros cuatro consejeros se desempeñan ad honorem, es decir, una colaboración voluntaria, sin remuneración ni dependencia de régimen laboral de ningún tipo.

De momento, el Gobierno no ha pensado en crear nuevas consejerías, informó la secretaría en mención. Este Diario intentó contactar con Caicedo, Cueva, Coloma y Pons, pero no obtuvo respuesta. (I)