Tras los comentarios que se hicieron el domingo pasado en el programa La Posta XXX transmitido por el canal TC Televisión en contra del presidente de la Conaie, usuarios cuestionaron en redes sociales que esa situación haya ocurrido en una estación televisiva en manos del Estado.

Rafael Cuesta, gerente general de Cadena Ecuatoriana de Televisión TC, pidió disculpas ante los “excesos” cometidos en contra de Leonidas Iza en el estreno del programa La Posta XXX y desligó responsabilidades del gobierno de Guillermo Lasso.

“El Gobierno no tiene vela en este entierro, no tiene nada que ver con el programa. El presidente Lasso ha sido respetuoso con las decisiones que se toman aquí, él no utiliza este medio”, dijo Cuesta al remarcar que TC, con sede en Guayaquil, no es un medio público.

TC Televisión, que pertenecía al grupo de empresas de los hermanos Isaías, expropietarios de Filanbanco, fue incautado con otras 200 compañías durante el régimen de Rafael Correa.

Publicidad

La incautación ocurrió en el 2008 y el gobierno de ese momento justificó la acción en un intento de recuperar el dinero que el Estado perdió al asumir el control del desaparecido Filanbanco. Correa ofreció vender TC y Gamavisión en seis meses, pero eso no se concretó.

Gobierno exhortó a TC Televisión a tomar correctivos y aplicar sanciones por comentarios sobre Leonidas Iza en programa ‘La Posta XXX’

Con el paso del tiempo, políticos de oposición advirtieron que los canales eran usados para la propaganda correísta y que la línea editorial se marcaba desde Carondelet.

De los dos canales de señal abierta que incautó el Estado, Cadena Ecuatoriana de Televisión Canal 10 (TC) mantuvo a lo largo de estos años mejores condiciones financieras en comparación con Compañía Televisión del Pacífico Teledos S. A. (Gamavisión). De hecho, otros medios incautados como Cablevisión, que fueron tomados como negocios en marcha, terminaron cerrados.

Durante una buena parte del gobierno de Lenín Moreno, Medios Públicos EP era accionista mayoritaria en TC, que además mantenía como accionistas minoritarios al Fideicomiso de Trabajadores de la compañía.

En julio del año pasado, el entonces mandatario decretó la liquidación y extinción de la Empresa Pública Medios Públicos de Comunicación del Ecuador-Medios Públicos EP. Y en septiembre dispuso crear la Empresa Pública de Comunicación del Ecuador EP, que asumió todos los asuntos relacionados con radiodifusión, televisión y de El Telégrafo como medio en internet.

Para concretar el cambio, en abril de este año, semanas antes de que concluya el mandato de Moreno, la representante legal y liquidadora de Empresa Pública Medios Públicos de Comunicación del Ecuador-Medios Públicos EP informó a la Cadena Ecuatoriana de Televisión Canal 10 que se transfirieron 4′214.492 acciones ordinarias y nominativas de un dólar de valor nominal a favor de la Empresa Pública de Comunicación del Ecuador EP.

Publicidad

La transferencia ya está registrada en la Superintendencia de Compañías dentro del árbol accionario de Cadena Ecuatoriana de Televisión Canal 10. El otro accionista, con 585.408 del capital, es el Fideicomiso de Trabajadores.

A pesar de que el Estado tiene la mayoría accionaria (casi el 88 %), la Cadena Ecuatoriana de Televisión no ha perdido su condición de empresa privada con fines de lucro. TC sigue reportando sus balances como empresa privada anónima.

El canal aún mantiene una buena tajada del mercado televisivo y está en el grupo de las 300 empresas más importantes de este país. En el 2019, TC obtuvo ingresos por ventas de $ 37′929.678 y su utilidad antes de impuestos llegó a $ 1′298.352,45. En el 2020, que estuvo marcado por los efectos de la pandemia, los ingresos fueron de $ 26′174.661,9 y su utilidad antes de impuestos fue de $ 428.648,23, según datos de la Superintendencia de Compañías.

Ingresos de TC TelevisiónMillones de dólares
201138,77
201251,79
201369,01
201462,25
201560,58
201650,79
201767,16
201837,73
201937,92
202026,17
Fuente: Supercías

En el lapso que lleva como gerente general, Rafael Cuesta, quien fue nombrado en mayo de este año, ha anunciado en la pantalla del canal por dos ocasiones que TC no es un medio público, sino una empresa privada.

En su última intervención en la que se refirió al episodio de La Posta, agregó: “TC es una empresa privada, cuyas acciones están ilegalmente y momentáneamente en manos del Estado, lo dice una sentencia internacional, no yo”.

TC Televisión entregó a la Comisión de Fiscalización de la Asamblea documentos para investigación de empresas incautadas

A su criterio, una empresa pública es aquella creada con fondos públicos, aquella en las que el Estado ha comprado o rescatado con dinero público y las empresas en las que el Estado invirtió dinero de los contribuyentes para realizar una fusión pública o privada. Cuesta dice que TC no entra en ninguna de estas categorías.

Según el gerente general, el Estado ecuatoriano no ha puesto dinero en esa empresa ni recibe dinero público. “El Estado le debe muchísimo dinero por publicidad no pagada, es un error afirmar que este es un medio público”, refirió el comunicador, quien ya estuvo como director del noticias de ese canal años antes de su incautación.

En junio pasado, en el marco de investigaciones sobre las consecuencias del feriado bancario, el presidente de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea, el legislador Fernando Villavicencio, recibió de manos de Cuesta los estados financieros y otros documentos que se incluirán en la investigación sobre empresas incautadas.

Antes de esa entrega, Cuesta señaló que aunque no existía la obligatoriedad jurídica, entregaban los documentos por obligación ética. (I)