En el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) aún no se inician las conversaciones con la sociedad civil para elaborar un reglamento para organizar el concurso de méritos y oposición para la selección de un nuevo titular de la Contraloría del Estado.

En medio de la coyuntura política por la situación judicial del contralor subrogante, Pablo Celi, que guarda prisión preventiva en la Cárcel 4 de Quito por el delito de supuesta delincuencia organizada, el pleno del CPCCS abrió el debate por la designación de un nuevo contralor.

CPCCS prevé tener en 30 días un proyecto de reglamento para la designación del Contralor del Estado

El 5 de mayo aprobaron una resolución para que se integre una comisión técnica con delegados de los siete consejeros, y que en conjunto con las propuestas de la sociedad civil se elabore un reglamento para designar a una nueva autoridad en un mes.

Ha transcurrido un mes, y esa comisión recién prevé reunirse este martes 1 de junio, para designar un coordinador, por lo que no han iniciado sus actividades para el efecto.

Publicidad

Esto mientras la Procuraduría General del Estado le había aclarado al Consejo que “no existe norma legal que le faculte encargar” las funciones a un contralor. Esto como una respuesta a una consulta legal que solicitó la presidenta del CPCCS, Sofía Almeida.

Almeida consultó a la Procuraduría si Celi, como subrogante, podía nombrar a otro contralor subrogante; también, si en el caso de ausencia definitiva, pueden ejercer sus competencias de designación, según el artículo 208 de la Constitución. Es decir, iniciar el concurso de méritos.

Y, si mientras realizan el concurso de oposición para elegir a esta autoridad, podría el Consejo encargar dichas funciones.

Se conoció que la Procuraduría le respondió que, según lo previsto en el artículo 33 de la Ley de la Contraloría, “corresponde al subcontralor general subrogar a la primera autoridad o a quien legalmente haga sus veces, en caso de ausencia temporal o definitiva hasta la conclusión del respectivo periodo y subsecuente designación del nuevo titular”.

Por lo que “quien subrogue en las funciones del contralor general tiene competencia para designar al subcontralor general, quien a su vez lo reemplazará en caso de ausencia temporal o definitiva”, y que “la subrogación es el mecanismo previsto por el ordenamiento jurídico para asegurar la continuidad en el funcionamiento de ciertos organismos, y no existe norma legal que faculte al CPCCS a encargar el ejercicio de las funciones de la primera autoridad de la Contraloría”.

Sofía Almeida reconoce que el CPCCS ‘está entrampado’ en resolver la elección de un nuevo contralor

El pleno del Consejo de Participación Ciudadana no ha conocido este informe jurídico.

Publicidad

Celi subrogó al titular Carlos Pólit Faggioni cuando este renunció al cargo en el 2017, antes de que la Asamblea Nacional de ese entonces lo censure y destituya en funciones por estar involucrado en el caso Odebrecht.

El extinto CPCCS-Transitorio ratificó a Celi en su cargo, hasta que concluya el periodo del titular, contemplado para marzo del 2022.

Luego de que Celi fue detenido para investigaciones, este nombró a Valentina Zárate como su subrogante.

Y según la Procuraduría, Celi tiene “competencia” para designarla, por ausencia temporal o definitiva”, y el Consejo no tiene facultad legal para nombrar un encargado.

En ese sentido, le correspondería realizar el proceso de designación de un contralor definitivo, que será posesionado en marzo del 2022.

El CPCCS también elevó una consulta a la Asamblea Nacional para que informe si ha transcurrido la transformación de la Contraloría en un Tribunal de Cuentas, que era uno de los requisitos que estableció el Consejo Transitorio para designar a una nueva autoridad. (I)