Las organizaciones sindicales no están cerradas al diálogo con el Gobierno, aseguró este sábado Mesías Tatamuez, presidente de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocut) y dirigente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT).

Esto, durante la XV Convención del FUT, que se realizó en Guayaquil, que reunió a otros dirigentes sindicales y asambleístas de Pachakutik, como Salvador Quishpe, Fernando Cabascango y Patricia Sánchez, quienes fueron calificados por los dirigentes como los proponentes del proyecto de Código de Trabajo elaborado por el FUT y que fue presentado en la Asamblea Nacional el 20 de octubre pasado tras una movilización en Quito.

Sin embargo, pese a la apertura al diálogo, Tatamuez no descartó las movilizaciones como medida de rechazo por las políticas tomadas por el régimen, como la Ley Tributaria, la posibilidad de privatizar empresas públicas de áreas estratégicas como eléctricas, telefónicas y el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

En ese marco, durante la convención se convocó a una gran marcha nacional para el próximo miércoles 19 de enero, que fue apoyada por todos los dirigentes presentes, uno de ellos Isabel Vargas, presidenta de la Unión Nacional de Educadores (UNE), quien señaló que “junto a la propuesta va la protesta”.

Publicidad

FUT propone una jornada de protestas a nivel nacional para el 19 de enero en rechazo a políticas del Gobierno de Guillermo Lasso.

“Vamos a hacer todas las medidas posibles, no nos cerramos al diálogo, no está cerrado el diálogo, el Gobierno es el que al FUT le ha cerrado el diálogo”, sostuvo Tatamuez, quien aseguró que es el régimen es el que “los obliga” a realizar las movilizaciones.

Por su parte, Ángel Sánchez, presidente del FUT y de la Confederación de Organizaciones Sindicales Libres (Ceosl), aseguró que las organizaciones sindicales han remitido cuatro pedidos al Gobierno para que los reciba, sin embargo, lamentó que hasta la fecha no tengan respuesta.

“Hubiese sido importante la reunión con el presidente Lasso, porque queríamos respuestas de cuándo se va a pagar la millonaria deuda que mantiene el Estado con el IESS que ya va en más de $ 16.000 millones y cuándo van a empezar a pagar el 40 % de aporte”, sostuvo Sánchez, quien también rechazó la venta del Banco del Pacífico.

Otro pedido que se analizó durante la convención fue el de exigir la salida del ministro de Trabajo, Patricio Donoso, expuesto por José Villavicencio, presidente de la Unión General de Trabajadores del Ecuador (UGTE).

Publicidad

En tanto, Cabascango, durante su intervención, criticó la negativa del presidente Guillermo Lasso a acudir a la Asamblea Nacional para explicar sus supuestos vínculos con paraísos fiscales.

“Es indignante que el primer mandatario que debe dar ejemplo para garantizar la Constitución y la Ley no lo haga”, sostuvo Cabascango, quien es el titular de la Comisión de Garantías Constitucionales y Derechos Humanos.

El asambleísta aseguró que la ausencia de Lasso en la Asamblea representa que “deja claro la investigación que hemos realizado de manera transparente, parcial y objetiva. El presidente Guillermo Lasso, su familia y sus cercanos tienen paraísos fiscales y capitales en empresas offshore”.