La noche de este viernes la Fiscalía General del Estado (FGE) publicó un comunicado indicando que le preocupaban algunos aspectos de la nueva Ley de Violencia Digital.

En particular que al contener disposiciones reformatorias del Código Orgánico Integral Penal (COIP) mermarían las “acciones penales que impulsa la institución” y afectaría su lucha contra el crimen.

Indica que aunque comparte la atención en la protección de los derechos como el de la intimidad, la ley reforma el artículo 178 del COIP, en el que en su inciso dos se habla de la excepción de la comisión del delito a la violación de la intimidad cuando una persona divulga grabaciones de audio y video en las que interviene personalmente, y cuando se trata de información pública.

“Causa un efecto negativo en las investigaciones penales que dirige la FGE, tomando en cuenta que muchas de las evidencias importantes que permiten develar grandes tramas de corrupción, delincuencia organizada y otros tipos penales, se producen y obtienen mediante esta clase de excepciones, contempladas actualmente en la norma penal ecuatoriana”, afirma en el comunicado.

También resalta que esto elevaría el índice de impunidad al no poder utilizar estos elementos como pruebas en un juicio. Especialmente en un momento en que se trata de combatir la corrupción y otros delitos.

La FGE anunció que enviará un informe al Presidente de la República, Lenín Moreno, para que se tome en cuenta su análisis para reformar esto. (I)