De “Capacidad para cambiar” a “Encontrémonos para lograrlo”. El cambio del eslogan de la campaña del aspirante presidencial de la alianza CREO-PSC, Guillermo Lasso, obedeció a un giro en su concepto, que se dio tras las reacciones positivas que generó el acuerdo extraoficial que hubo con Yaku Pérez, su par de Pachakutik, para el recuento de votos.

Aunque este finalmente se deshizo por los vacíos legales que tenía, fue una muestra de que sí es posible dar un mensaje de unidad, señala Eduardo Bonilla, quien es director de Comunicación de la campaña de Lasso. “En la primera vuelta se habló de nuestras fortalezas; lo que ahora queremos mostrar es que también somos capaces de liderar este encuentro con otras visiones, propuestas, agendas, que quizás no estaban incluidas a profundidad”, dice.

De ahí que el candidato haya tenido acercamientos con grupos de mujeres, indígenas, afroecuatorianos, montubios, activistas de derechos de los animales, dirigentes de la comunidad LGBTI, autoridades locales y otros.

Además, han abierto nuevos canales de comunicación, especialmente en la red social TikTok, en la que Lasso se estrenó hace pocos días buscando acercarse a los jóvenes. Esta estrategia se potenció con la llegada de excolaboradores de Xavier Hervas, aspirante de la ID que quedó en cuarto puesto.

Publicidad

También realizarán cadenas radiales focalizadas a las regiones del país: los lunes serán con medios de la Costa; martes, los de la Sierra; y miércoles, los de la Amazonía.

Según la politóloga Arianna Tanca, los candidatos deben interpretar lo que les dijo la gente en las urnas. “El correísmo y el anticorreísmo ya no tienen la potencia de antes, así que deben centrarse en el voto joven, que es un fenómeno a nivel mundial, pues en Ecuador la mitad del electorado tiene entre 18 y 30 años. Y los jóvenes, que además son indecisos, perciben el deber ser de la política de una manera distinta: están en busca de causas que defender y respuestas a los problemas sociales… que la agenda social se analice a la par de los temas de coyuntura que ya conocemos… Es algo que hicieron muy bien los candidatos Pérez y Hervas”.

Y ella cree que Lasso ya está orientando sus actividades de campaña en ese sentido, empezando por un mayor acercamiento a causas y agendas ciudadanas, llamadas telefónicas a gente común y su interacción en las redes sociales, incluso un cambio en su estilo al usar ropa más colorida y mostrar su lado cotidiano y familiar.

“Hablar de ‘encuentros’ es un giro valioso en su estrategia y está en sintonía con lo que quiere la gente: que el gobernante esté dispuesto a escuchar. En democracia todas la voces cuentan”, dice.

Francis Romero, director de la encuestadora Click Report, coincide en que Lasso ha dado un vuelco radical a su campaña en cuanto a su cercanía con la gente y a su forma de comunicar.

“Sus mensajes son más cercanos, inclusivos. Toca temas que antes no abordaba, como la naturaleza, los problemas de los jóvenes y las mujeres… Eso hace que los votantes sientan afinidad por él, porque el quid de la segunda vuelta es quién tiene menos rechazo”, explica el consultor.

A su criterio, la campaña de Lasso es más atractiva para los indecisos, que es el grupo al cual deben apuntar los aspirantes en esta etapa.

Y concluye que lo mejor de Guillermo Lasso ha sido el cambio de actitud: “Ya no está hablando desde arriba, ahora los ciudadanos lo están viendo a su lado”.(I)