Estructurador e intermediario financiero, prestamista, inversionista, desarrollador informático, agente inmobiliario… son las múltiples facetas de Jorge Chérrez Miño, ahora acusado en Ecuador y Estados Unidos de supuestamente haber pagado millonarios sobornos para obtener y mantener inversiones con el Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol).

Como parte de sus actividades creó una estela de empresas en Ecuador, Colombia, Perú, Panamá, Islas Vírgenes Británicas y Estados Unidos, pues Miami se había convertido en su centro de operaciones durante los últimos años.

De la veintena de compañías en Miami, cuatro tuvieron al menos once cuentas bancarias, en el TD Bank y Wells Fargo. Entre 2014 y julio de 2019 movieron un flujo de unos $ 550 millones, de acuerdo con los documentos que constan en la cooperación enviada por EE. UU., que son parte del juicio por presunto peculado en Quito, y que fueron analizados por EL UNIVERSO.

Luego de descontar las transacciones entre cuentas de algunas de las empresas del Grupo IBCorp, las operaciones electrónicas que pasaron por la tesorería del banco sin conocer la identidad del depositante o receptor, los giros devueltos y el costo de los servicios bancarios, el total de dinero que movieron las once cuentas ascendió a por lo menos unos $ 460 millones.

Publicidad

Son casi 4.200 movimientos entre ingresos y egresos de dólares que constan en 26 cuerpos procesales. Sin embargo, el acumulado de dinero transado es parcial, ya que del mismo análisis se desprende que en la cooperación no se incluyó información de otra docena de cuentas bancarias tanto de TD Bank y de Wells Fargo como de Bank of America.

El mejor año fue 2018 con transacciones que superan los $ 150 millones, muy por encima del segundo mejor año, el 2017, que tuvo movimientos por unos $ 69 millones. La información de 2019 no está completa, pero entre enero y el 9 de julio de ese año se giraron unos $ 60 millones.

El martes 9 de julio de 2019 se cerraron las diez cuentas del TD Bank. El viernes anterior, el 5 de julio, Chérrez había transferido la mayoría de los fondos allí depositados a otras cuentas en el Bank of America principalmente. En los documentos procesales no se conoce la razón para la cancelación.

Una persona que invirtió con el Grupo IBCorp, a través de una casa de valores local, indicó a este Diario que a inicios de agosto de 2019 recibió una comunicación que no esperaba. “Fue de improviso, me dijeron ‘aquí está su liquidación y le notificamos que a partir de esta fecha dejaremos de administrar su fondo’”, comentó. El inversionista indicó que le devolvieron su dinero y así terminó la relación, sin mayores explicaciones, pero se siente aliviado porque sí le cumplieron.

Publicidad

Cuando Chérrez cerró las cuentas de TD Bank, el director del Isspol era aún el general David Proaño Silva, acusado de supuestamente haber recibido sobornos del intermediario financiero. La nueva administración, que respondía a la entonces ministra de Gobierno, María Paula Romo, entró un mes después. El 6 de agosto de 2019, Proaño fue reemplazado por el general retirado Jorge Villarroel Merino.

El Instituto, que maneja el seguro de pensiones de 50.000 policías activos y 20.000 pasivos, invirtió con las empresas de Chérrez en dos tipos de operaciones, que al momento acumulan más de $ 220 millones de vencimientos. Por ello se han iniciado varios procesos en Ecuador y EE. UU.

El primer tipo de inversión se dio desde 2014 y son los reportos. El Isspol entregó fondos a IBCorp, inicialmente a través de Stratega Casa de Valores (ahora en liquidación), a un plazo fijo a cambio de un interés y con una garantía en bonos de deuda externa ecuatoriana, por un total de $ 216 millones. El segundo fue el canje de bonos. En enero de 2016 se realizó un intercambio de bonos de deuda interna por Certificados Globales de Depósito (GDN) por $ 327,3 millones con Ecuador High Yield Bond Fund (EHYBF) de Panamá, y que serían manejados por Nats Cumco, filial del Citibank.

En ambos casos, los bonos y los GDN, supuestamente estaban en poder del Decevale S. A. (Depósito Centralizado de Compensación y Liquidación de Valores), que contrató a otra empresa de Chérrez para su custodia, la panameña Institutional Custody Services (ICS).

Publicidad

Las grandes inversiones financieras

Los registros bancarios revelan cómo se manejaban las inversiones administradas por el grupo IBCorp. Para ello se contrataban servicios de información especializada, mantenía cuentas en bancos de segundo piso o custodios, así como plataformas de inversiones, entre otros.

Sin embargo, Chérrez ni las empresas de IBCorp aparecen registrados como agentes de bolsa en el regulador estadounidense Finra, según constató este Diario. El que sí aparece es Gastón Vedani, quien entre 2006 y noviembre de 2017 trabajaba con Lafise Securities Corporation, del grupo Latin American Financial Services, un banco de segundo piso de origen centroamericano. Vedani es cuñado de Juan José Ribas, expresidente de Seguros Sucre, condenado en Miami por sobornos, y en 2020 aparecía con el cargo de director de IBCorp Investments en Miami.

De acuerdo con los registros analizados por este Diario, el 81 % de los depósitos que se movieron en las cuentas bancarias (unos $ 375 millones) provino de seis compañías. El primer puesto lo ocupa la ecuatoriana Decevale S. A. Entre el 5 de diciembre de 2017 y el 22 de junio de 2018, en seis meses y medio, le transfirió $ 132,2 millones en once giros bancarios. El último fue por $ 35 millones. Casi todos se registraron como “venta de bonos globales”. La actual gerente de Decevale confirmó esta cifra indicando que “se transfirió aproximadamente ese monto a IBCorp”.

El segundo proveedor de fondos fue Pershing LLC, una subsidiaria del Bank of New York que funciona como cámara de compensación y de custodia en Estados Unidos. Los 22 depósitos van desde el 11 de septiembre de 2014 al 6 de junio de 2019 y suman $ 110,5 millones. Se citan dos cuentas de custodia que tendría IBCorp con esta institución y que terminan en 0295 y 0121.

Publicidad

Aparecen las plataformas digitales de intermediación financiera Trade Station Securities e Interactive Brokers, que acreditaron en conjunto $ 81,3 millones entre 2014 y 2019. En la primera parece que se invirtió en los mercados de futuros de materias primas.

También consta, con $ 37 millones entre 2015 y 2018, Latin American Financial Services (Lafise), que según el Citibank hizo el primer acercamiento a través de Gastón Vedani para la operación del canje de bonos del Isspol. Con esta institución existen operaciones de rendimientos de bonos, de repos y de “margin call” que, según explicaron fuentes financieras, son más de tipo especulativo porque se pide prestado al intermediario -en este caso Lafise- para comprar papeles.

Y el sexto es Stratega Casa de Valores, que intermedió en las operaciones de repos con el Isspol, con $ 14,2 millones en un solo giro enviado en octubre de 2014.

Ninguna de las cuatro entidades internacionales respondió a pedidos de entrevista de Diario EL UNIVERSO, en tanto que Stratega Casa de Valores fue cancelada en noviembre de 2019.

Estas entidades también concentran los egresos de las cuentas del grupo IBCorp analizadas. Interactive Brokers y Trade Station Securities suman $ 143,2 millones entre 2014 y 2018. Además de Pershing, por donde pasaron $ 47,6 millones, aparece Euroclear Bank con $ 11 millones. Euroclear es otro custodio internacional de bonos y papeles con sede en Bélgica y tuvo una sola operación en enero de 2019. Y Lafise consta con $ 18 millones por compra de bonos ecuatorianos, pago de intereses por reportos y operaciones de “margin call”.

Estos receptores, junto con Decevale, Isspol y Stratega Casa de Valores, concentran en total $ 315 millones en egresos. Desde la cuenta llamada “Tesorería”, IBCorp Investments & Business Group LLC pagó directamente a Decevale o al Banco Central, para que se acreditaran a la cuenta de Decevale $ 34 millones entre 2014 y febrero de 2019.

En el caso del Isspol la cancelación solo se dio a través del BCE con $ 28,9 millones entre septiembre de 2018 y julio de 2019, y a Stratega Casa de Valores se le pagaron $ 31,3 millones principalmente por el pago de vencimiento de reportos, que estarían relacionados con el Isspol. En los tres últimos pagos a esta empresa, en enero de 2017 por $ 8,6 millones, se indicó “pago de cupones bonos Ecuadecevale BCE Ecuador GDNs Ecuador Bonds”.

Otra operación relacionada con los fondos del Isspol se dio el 15 de enero de 2016, poco después de que se concretara el canje de bonos del Instituto. Ese día de la cuenta de Tesorería envió $ 550.000 a la cuenta de IBCorp Financial Services LLC en el TD Bank. “Costos operación Citi Nats Cumco”, se señaló en el registro. Nats Cumco mantiene las Notas Globales Depósito del canje de bonos del Isspol.

Ese mismo día se debitaron de IBCorp Financial $ 418.000 para extender un cheque de gerencia a nombre de Antonio Xavier Neira Menéndez, pero no se indicó la razón. Neira Menéndez es padre del propietario de Citadel Casa de Valores, Xavier Neira Salazar, que intermedió en la operación del canje de bonos. Citadel fue cancelada por la Superintendencia de Compañías.

Poco después de que se concretara el canje de bonos del Isspol, Jorge Chérrez debitó $ 418.616,70 de una de sus cuentas en Miami para que el TD Bank extendiera un cheque de gerencia. Al inicio escribió el nombre de Xavier Neira Salazar, dueño de Citadel Casa de Valores que participó en esa operación, pero luego lo tachó y escribió Xavier Neira Menéndez, padre Neira Salazar, y a ese nombre salió el cheque.

Ese mismo día IBCorp Financial le traspasó $ 50.000 a la cuenta de otra empresa del grupo en el TD Bank, Light Worker 1111 Foundation, que a su vez debitó ese monto para que se le extendiera un cheque de gerencia a nombre de Luis Alberto Álvarez Villamar, entonces gerente de Decevale y procesado en Miami, donde ha confesado haber recibido sobornos de Chérrez.

Además, en los registros constan cuatro pagos a Neira Salazar por $ 87.000 entre 2015 y 2018 por asesoría bursátil y honorarios por reporto de bonos, entre otros. Neira Salazar estaba acusado en uno de los procesos que se sigue en Guayaquil por el caso Isspol, pero fue sobreseido por el juez Juan Carlos Terán, aunque la Fiscalía ha apelado esa decisión. Este Diario pidió una reacción a Neira Menéndez, pero no recibió respuesta.

En cambio, a Álvarez Villamar se le realizaron giros bancarios y extendieron cheques de gerencia por un total $ 2,6 millones entre febrero de 2014 y mayo de 2019. Los pagos se realizaron desde varias cuentas de las empresas IBCorp Investments, Light Worker, IBCorp Financial o IBCorp Asset Management Inc. En los registros consta que Álvarez recibió los fondos o cobró los cheques en cuentas que mantenía en el Banco Sabadell y en el TD Bank.

El Isspol aún no ha podido contratar abogados en el exterior para rastrear el movimiento de sus inversiones y determinar si es posible recuperar parte de la deuda de $ 220 millones. Por información proporcionada por Citibank y por la auditoría realizada en Decevale, se conoce que parte de los bonos estaría en una cuenta de custodia de Pershing LLC, sin embargo, es Lafise quien controla esa cuenta. La actual gerente de Decevale, Lourdes Baquerizo, también confirmó esta información.

Cuentas para distintos propósitos

En los formularios bancarios de apertura, Jorge Chérrez designaba el objetivo de sus cuentas. La principal fue la cuenta “Tesorería” de IBCorp Investments & Business Group LLC, que movilizó $ 373 millones (el flujo superó los $ 420 millones).

Le siguen otras dos cuentas también de la misma empresa. Una correspondía al “Portafolio Master” y movió unos $ 51 millones, en especial entre 2015 y 2016, y la segunda, la “Operativa”, transó $ 43 millones, principalmente entre 2014 y 2015.

En estas tres cuentas se concentran las inversiones, los pagos de rendimientos de los portafolios que manejaba para terceros, algunas inversiones inmobiliarias, el dinero que iba hacia plataformas electrónicas de inversiones, entre otros. Eran como el corazón del negocio.

En las cuentas aparecen también los pagos a exfuncionarios del Isspol, como John Luzuriaga y César Auquilla, así como a Gabriela Proaño Larco, hija del exdirector del Isspol, el general Proaño Silva. Tres cuentas tienen el nombre “Portafolio JL”, “Portafolio EEDM” y “Portafolio RN”, que estarían relacionadas con Luzuriaga y otros exfuncionarios del Isspol como el general retirado Enrique Espinosa de los Monteros, que era director del Instituto cuando comenzaron las operaciones de los reportos, y Rafael Nuques, que era el director económico financiero.

Faltan cuentas y movimientos

En la cooperación internacional no se incluyeron todas las cuentas bancarias del grupo. Así, faltan al menos una docena abiertas en TD Bank, Wells Fargo y Bank of America. Estas corresponden a IBCorp Investments & Business Group, IBCorp Financial Services, IBCorp Financial Markets Research, IBCorp Racing, Light Worker 1111 Foundation, 305 Real Estate Holdings y Jorge Chérrez.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos no respondió al pedido de este Diario relacionado con la falta de ciertas cuentas bancarias o de documentación de las once cuentas que sí constan en el expediente. Tampoco quiso comentar sobre si ya se ha iniciado un proceso de extradición, puesto que Chérrez está en México y ha asegurado que tiene la nacionalidad mexicana.

Una fuente de la Fiscalía de Ecuador aseguró que si no están en los expedientes es porque esa información no llegó, pues no habría manera de que se pudiera haber alterado el contenido de la cooperación internacional. “Seguramente, los fiscales estadounidenses aún no pueden hacer público esos registros”, indicó. (I)