Entregar un bono denominado de los ‘mil primeros días’ a 25.000 mujeres gestantes, para cubrir la vida del niño desde el embarazo hasta los 2 años de edad, fue uno de los ofrecimientos anunciados por el presidente Guillermo Lasso para su segundo año de mandato, según dijo en la presentación de su Informe a la Nación, el 24 de mayo, en el pleno de la Asamblea Nacional.

Luis Enrique Coloma, consejero de Gobierno ad honorem para las políticas públicas de lucha contra la desnutrición infantil, explica que esta “transferencia monetaria no contributiva” estará disponible desde junio y que será de $ 50 mensuales desde el momento en que la mujer gestante reporte su embarazo a través del Ministerio de Salud Pública (MSP) y hasta que su hijo cumpla dos años.

A los $ 50 mensuales se sumarán tres bonificaciones adicionales en tres ocasiones. La primera dependerá de cuándo el embarazo fue reportado y será de $ 10 adicionales por mes, que podrá llegar hasta los $ 90 y se entregará acumulado solo si la madre cumplió con al menos tres controles prenatales e inscribió a su hijo dentro de sus primeros 45 días de vida en el Registro Civil.

La segunda será de $ 120 cuando el infante cumpla su primer año de vida y haya cumplido con seis controles médicos denominados “del crecimiento del niño sano”. La tercera y última, será también de $ 120 cuando el menor cumpla dos años y haya asistido al menos a cuatro de estos controles.

Publicidad

Coloma refiere que las beneficiarias para esta primera edición serán entre 25.000 a 37.000 mujeres gestantes o que tengan hijos menores de 6 meses, que pertenezcan a grupos de población vulnerables en situación de pobreza o extrema pobreza y que actualmente no reciban ningún otro bono de parte del Estado.

La idea es que con este bono estas mujeres tengan capacidad de alimentarse con lo básico, comprar productos de primera necesidad y esto les ayude a tener un mejor cuidado de su proceso de gestación y de sus hijos recién nacidos”, comenta.

El consejero cuenta que las beneficiarias, que para los años siguientes está previsto sean entre 37.000 a 40.000 mujeres, serán seleccionadas a base de un análisis con datos de la Unidad del Registro Social de mujeres que no reciben el bono de desarrollo humano y que cumplen el nivel de estar en situación de pobreza y pobreza extrema.

Publicidad

Refiere que este bono, a diferencia de los anteriores o de los que están vigentes, cuenta con ciertos aspectos innovadores como el de impulsar la bancarización de las mujeres para que la suma sea acreditada en una cuenta bancaria y seguridades biométricas para que quien cobre el bono sea su beneficiaria únicamente.

Para garantizar la entrega de este bono el trabajo será articulado entre el MSP y el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), supervisado por la Secretaría Ecuador Crece sin Desnutrición Infantil.

“El MSP una vez que confirma el embarazo, corrobora que la mujer no reciba otro bono y cumpla con los niveles de vulnerabilidad y determina que puede ser beneficiaria... el bono será entregado y administrado por el MIES”, manifiesta.

Esta ayuda social es parte del plan que tiene como objetivo reducir la desnutrición crónica infantil en 6 puntos porcentuales hasta el 2025.

Lasso asegura que es clave “porque es en los primeros 1.000 días de cuidado y alimentación es cuando se define en gran medida el futuro” de los niños. Mil días es la suma aproximada de los nueve meses de embarazo y los 24 meses de vida del menor.

Publicidad

En tanto, Lasso sostiene que su Gobierno es el primero en la historia del Ecuador que se ha tomado en serio la gravísima amenaza de la desnutrición infantil, que impacta a tres de cada diez niños menores de 2 años y que esto se refleja en la creación de la Secretaría.

La institución realiza recurrentemente ferias en zonas rurales a nivel nacional, en las que madres y padres pueden acudir con sus niños para vigilar si están creciendo correctamente.

Según el Gobierno, actualmente son más de 200.000 madres ecuatorianas las que están mejorando gratuitamente la calidad de vida de más de 300.000 niños con atención médica, vacunas, y las vitaminas que necesitan para prevenir la desnutrición de sus hijos. (I)