Lo primero que hizo el vicepresidente de la República, Alfredo Borrero, al ingresar a la Vicepresidencia fue cambiar su terno por un mandil blanco para dar su primer discurso este lunes, tras ser investido en el Palacio Legislativo en su cargo por los próximos cuatro años.

Borrero, un médico con una trayectoria de 40 años, basó su discurso en lo que será su accionar al frente de la segunda magistratura en tres ejes:

“Uno, no más corrupción, cero impunidad, no más repartos de hospitales, no más compra de medicamentos para tenerlos arrumados, no más compra de equipos que no sirven, no más entregar a dedo los hospitales”, sostuvo Borrero.

Guillermo Lasso: Se acabó la persecución política en el Ecuador. Yo no he venido a saciar el odio de pocos, sino el hambre de muchos

Agregó que en los hospitales tiene que estar la gente de mejor calidad y aseguró que no se designará más a las autoridades a dedo. “Se acabó, hoy 24 de mayo iniciamos una lucha encarnizada contra la corrupción, el presidente a las cinco de la tarde en sus primeros decretos va a firmar el Código de Ética”, advirtió el vicepresidente.

Publicidad

Para tratar el segundo eje, Borrero invocó a los hospitales privados a participar en la construcción de un Sistema Nacional de Salud que integre a todos, públicos y privados.

“Donde dejemos de ganar un poquito pero sirvamos más; esa es la filosofía que nos debe llevar a todos al Ecuador del encuentro”, explicó el vicepresidente Borrero, quien aseguró que el Sistema Nacional de Salud fracasado es el resultado “de que en una pandemia no lo hemos podido controlar, no han podido vacunar, los hospitales no tienen insumos, carecen de todo y ahí están los profesionales de la salud dando el corazón y el cuerpo”.

En este contexto, Borrero lamentó que más de 260 colegas suyos fallecieron durante la pandemia.

Borrero calificó al sistema de salud actual como perverso al señalar que en estos años se ha encargado de enriquecer los bolsillos de unos pocos y deteriorar la salud de los muchos.

Por eso indicó que el tercer eje es ir de un nuevo modelo de salud curativo a uno preventivo.

“Tenemos que vacunar a los niños, tenemos que cuidar a las madres, tenemos que cuidar a las personas adultas y tenemos que fortalecer el sistema primario, porque el 80% de la patología ahí se resuelve”, afirmó Borrero, quien aseguró que no es político, sino médico e hizo un llamado a la unidad.

“Voy a ponerlo todo para servir a las poblaciones más desvanecidas que tiene el Ecuador, pero solo es difícil hacerlo, tienen que estar ustedes con nosotros, tiene que estar la sociedad con nosotros, tenemos que dejar de hablar menos y actuar más”, expresó el vicepresidente, quien reiteró el compromiso del primer mandatario, Guillermo Lasso, de vacunar a 9 millones de ecuatorianos en los primeros 100 días de gobierno.

Nuevo plan de vacunación contra el COVID-19 arrancará el 31 de mayo, anuncia ministra entrante de Salud; el 26 seguirán aplicando segunda dosis

“Vamos a vacunar, pero vamos a vacunar aupados con la sociedad civil, porque este no es un problema solo de un sector, tienen que entrar los municipios, las alcaldías, los gremios, las federaciones, tenemos que estar todos, un ejército de gente vacunando para que en poco tiempo este fantasma de la pandemia vaya desapareciendo”, indicó. (I)