Otro miembro indígena del equipo de rescatistas que durante 40 días buscaban rastros de los cuatro niños, desaparecidos tras el choque de su aeronave, contó durante la entrevista televisada que un morrocoy -una tortuga terrestre- que encontraron en la selva también fue clave para el hallazgo.

“Los abuelos a nosotros nos decían que si usted le pide un deseo él (morrocoy) se lo concede (...) Y precisamente ese morrocoy lo encontramos en el camino (...), lo cogí (...) y le dije ‘usted me va a entregar a los niños’ (...) no demoró más de media hora. Caminamos nosotros unos 400 metros aproximadamente y se logró el objetivo”.

Los niños colombianos, de entre 13 y 1 año de edad viajaban junto a su mamá en una aeronave que se estrelló en la selva el pasado 1 de mayo. Desde ese día se inició la búsqueda de los cuatro pequeños, que finalizó el pasado viernes tras hallarlos desnutridos y con hambre a solo cuatro y medio kilómetros del sitio de desplome de la avioneta.

Publicidad

La televisión pública colombiana transmitió este domingo un video del momento en que los cuatro niños indígenas que sobrevivieron 40 días en la selva amazónica fueron hallados el viernes por rescatistas aborígenes.

Esta fotografía tomada el 9 de junio de 2023 y publicada por la Fuerza Aérea Colombiana muestra a miembros del Ejército colombiano revisando a uno de los cuatro niños indígenas que fueron encontrados con vida después de estar perdidos durante 40 días en la selva amazónica colombiana luego de un accidente aéreo en San José. Foto: AFP

“Recibí a la niña (Lesly) en mis brazos, diciendo ella: ‘Tengo hambre’”, relató Nicolás Ordóñez Gomes, uno de los integrantes del equipo de búsqueda, durante una entrevista televisada en vivo por la pública RTVC.

“Fuimos a ver al niño y estaba acostadito. Se levantó y dijo él, muy consciente: ‘Mi mamá se murió’”, agregó.

Publicidad

En las imágenes filmadas con un teléfono móvil aparecen los menores de la comunidad huitoto bastante demacrados, el más pequeño en brazos de uno de sus salvadores. Todos están muy delgados.

Los rescatistas, miembros de la guardia indígena, cantan, fuman tabaco (planta sagrada entre los nativos) y dan gracias con alegría.

Publicidad

“Dios nunca nos falla cuando uno lo pide con realidad (...) la fe nos ha puesto en el camino que lo queríamos”, dice otro rescatista indígena.

La bebé Cristin, que cumplió su primer año de vida en medio de la espesura, aparece en brazos de uno de los guardias indígenas que junto a militares participaron en la búsqueda entre la agreste jungla.

Los otros tres enflaquecidos menores, Lesly (13 años), Soleiny (9) y Tien Noriel (5), se juntan para quedar flanqueados por otros rescatistas, uno de ellos fumando un cigarro.

Las imágenes difundidas por el Sistema de Medios Públicos de Colombia también muestran a los niños recostados y recibiendo “suero” para rehidratarlos mediante cucharaditas dadas por militares.

Publicidad

“Estamos entregando los niños a la Fuerza Armada colombiana. Les hemos encontrado a una distancia de cuatro km y medio” del sitio en el que la aeronave en viajaban se accidentó el 1 de mayo, se escucha.

En el percance murieron la madre de los niños, un dirigente indígena y el piloto. (I)