El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, calificó este jueves de “odioso crimen de guerra” el bombardeo a un hospital pediátrico en la ciudad ucraniana de Mariúpol, que dejó un saldo de tres muertos y 17 heridos.

“El bombardeo ruso a un hospital pediátrico es un odioso crimen de guerra”, dijo Borrell en Twitter, añadiendo que los ataques contra áreas residenciales y el bloqueo a convoyes de ayuda humanitaria “deben cesar de inmediato”.

De acuerdo con Borrell, Mariúpol “está bajo asedio”.

El bombardeo que afectó un hospital pediátrico provocó la muerte de una niña de corta edad, en un caso que conmovió al mundo.

Publicidad

El jefe de la diplomacia rusa, Sergéi Lavrov, apuntó por su parte el edificio servía de base a un batallón nacionalista ucraniana.

El edificio “había sido tomado desde hace tiempo por el batallón Azov y otros radicales. Todas las mujeres en trabajo de parto, las enfermedas y el personal de apoyo había sido retirado”, dijo Lavrov luego de contactos con el canciller de Ucrania, Dmytro Kuleba, en Turquía.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ya había calificado el ataque como “un crimen de guerra”.

El jefe del gobierno de España, Pedro Sánchez, acusó este jueves a Rusia de cometer probablemente “crímenes de guerra” por sus ataques contra la “sociedad civil” en Ucrania. (I)