Tras una votación este martes, la Suprema Corte mexicana declaró inconstitucional castigar el aborto. De esta manera se toma una decisión histórica votada por unanimidad de los ministros en pleno.

“Con este criterio unánime (...) a partir de ahora no se podrá, sin violar el criterio de la corte y la constitución, procesar a mujer alguna que aborte en los supuestos que ha considerado válido este tribunal”, dijo el presidente de la corte, Arturo Zaldívar.

La justicia mexicana abre así un camino expedito para la interrupción voluntaria del embarazo, una práctica muy desigual en todo el país, donde solo cuatro Estados de los 32: Ciudad de México, Oaxaca, Hidalgo y Veracruz, han legislado una ley de plazos. En el resto se manejan con normas restrictivas que apenas contemplan los riesgos para la madre, las malformaciones del feto y los casos de violación como causas no punibles para abortar.

La decisión de la Corte tomada este martes se ha basado en la autonomía de la mujer para decidir sobre la maternidad, más allá de otros conceptos sobre la vida prenatal. “Hablar de una idea de la vida sobrepasa el derecho y un Tribunal Constitucional no puede sustentar sus decisiones en apreciaciones particulares y subjetivas, sino universales”, expresó la ministra Margarita Ríos Farjat.

En 2016, los magistrados de la Corte Suprema rechazaron el proyecto para despenalizar el aborto.

En 2019, Oaxaca se convirtió en el segundo estado en despenalizarlo. Dicha medida permite el aborto legal y libre, a pedido de la mujer, hasta la doceava semana de embarazo. Ciudad de México fue el primer estado es despenalizar el aborto hace 14 años. (I)