El Gobierno británico podría activar su “plan B” para combatir la pandemia si la presión sobre los servicios sanitarios se vuelve “insostenible” y continúa aumentando el número de hospitalizaciones por el virus, avisó este miércoles el ministro de Sanidad, Sajid Javid.

La estrategia de contingencia que ha preparado el Ejecutivo de Boris Johnson contempla el uso obligatorio de mascarillas en ciertos lugares, la recomendación de teletrabajar y el empleo de "pasaportes covid".

En declaraciones al canal Sky News, Javid defendió hoy no implementar todavía medidas más estrictas para frenar la propagación del virus al valorar que las vacunas, las dosis de refuerzo y nuevos tratamientos ya están ofreciendo herramientas "muy fuertes" para luchar contra el coronavirus.

Según él, la "gran, gran diferencia" entre ahora y hace justo un año en la situación epidemiológica del país es que la inmunización ofrece una "sólida línea de defensa" frente a la enfermedad.

Publicidad

Javid también dijo que el Gobierno recurriría a ese plan B si la posición del sistema sanitario público -NHS- "se vuelve insostenible", y atendiendo a factores como "el nivel de hospitalización, las presiones en los servicios de emergencia, las presiones de la fuerza laboral".

En otra entrevista con la BBC, el ministro no descartó la posibilidad de tener que volver a recurrir a un nuevo confinamiento si bien lo consideró improbable debido al efecto de las vacunas.

"Sería irresponsable por parte de cualquier ministro de Sanidad del mundo decir que algo está descartado al cien por cien (...) porque simplemente no sabemos si en el futuro podría haber una variante que se escape al efecto de las vacunas", valoró.

Pese a que el Gobierno recomienda el uso de mascarillas en lugares cerrados y abarrotados, Javid opinó que los diputados "tories" no necesitan ponérsela en la Cámara de los Comunes al no tratarse de "desconocidos" a raíz de una foto de una reunión del gabinete ayer en la que se veía a los parlamentarios en una mesa con el rostro descubierto, imagen incoherente con las recomendaciones actuales.

"Lo que hemos dicho es que se debe considerar el uso de mascarillas en lugares abarrotados cuando se trata de (reuniones entre) desconocidos, personas con las que no nos juntamos normalmente", remachó.

Las palabras de Javid coinciden con las declaraciones hechas hoy por el científico Stephen Reicher, asesor del Gobierno británico, miembro del Grupo científico sobre comportamiento de la pandemia y colaborador del Sage -grupo independiente asesor del Ejecutivo para Emergencias-, que considera que los ciudadanos deberían continuar teletrabajando en lugar de ser obligados a volver a las oficinas.

Ese experto señaló que el número de contactos que las personas han mantenido por semana ha aumentado a la cifra más elevada en un año, mayoritariamente debido a la vuelta a los lugares de trabajo. (I)