Los reclusos de la cárcel de El Abra, en la ciudad boliviana de Cochabamba, realizaron una protesta este lunes para exigir el cese de las “injusticias” en los controles a sus visitas y los impedimentos para que sus familiares les lleven alimentos y vestimenta.

Durante la mañana, varios grupos de internos encendieron fogatas, entonaron cánticos en el interior de la cárcel, mientras que la Policía y la seguridad interna intervinieron con el uso de gases lacrimógenos en esa cárcel situada en el centro del país.

En declaraciones a los medios, una mujer que se identifica como esposa de uno de los reclusos y que mantuvo su identidad en reserva, manifestó que existe inconformidad por el rigor de los controles de ingreso que hay “injusticias” y que “prohíben todo” a las visitas.

“Les prohíben todo, ni fruta puede entrar. No entra ropa, no entra nada, los hijos de los internos no pueden entrar con otras personas si no es la madre o el tutor legalizado”, aseguró.

Publicidad

Brasileños que escaparon de la mayor cárcel de Bolivia son perseguidos por la Policía

Entre lo poco que se permite ingresar están “cinco plátanos” para cada recluso, algo que es insuficiente debido a que muchos reclusos han optado por no alimentarse con la comida del comedor del penal, dijo la mujer.

“La comida del mismo comedor es un asco, ni el perro come la comida que les dan en población (...) no podemos más estar así”, señaló.

En un comunicado, la Dirección de Régimen Penitenciario aclaró que la protesta es “contra el director del recinto penitenciario” y que existen demandas “para el ingreso de insumos para realizar trabajos de artesanía, carpintería y cerrajería”.

Según la repartición dependiente del Ministerio de Gobierno (Interior), cerca del mediodía “las protestas ya fueron levantadas por la población penitenciaria” mientras que una comisión del área ingresó para otorgar “soluciones a los pedidos”.

Publicidad

Sin embargo, a pesar de ese anuncio los gritos y reclamos continuaron además que los familiares de los reclusos se apostaron en la malla externa y colocaron carteles para exigir la renuncia del director, según reportaron algunos medios locales.

En su comunicado, la Dirección de Régimen Penitenciario descartó que la población haya asumido el reclamo en contra de un recluso extranjero acusado de participar en el asesinato de tres oficiales de seguridad hace una semana en las afueras de Santa Cruz, en el oriente del país.

Sin embargo, consultada al respecto, la mujer que habló con los medios sostuvo que el traslado de ese recluso a El Abra puede generar que las revisiones a las visitas sean todavía mucho mayores debido a lo delicado de ese caso que lo relacionan con el narcotráfico.

La madrugada del sábado un juez dispuso que los tres acusados del asesinato de los tres oficiales sean trasladados a cárceles de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

No obstante, uno de ellos que incluso fue llevado hasta un penal paceño por ser el principal acusado consiguió una acción judicial para su regreso a la ciudad de Santa Cruz. (I)