Cuando faltaba media hora, tan solo 30 minutos, para que llegara el torero español Juan Ortega a la iglesia en la que se casaría con su prometida decidió notificar que matrimonio eclesiástico no habría.

De manera sorpresiva, abrupta más bien, Ortega, oriundo de Sevilla, España, acabó con la celebración que un día antes había iniciado con lo que ahora llaman preboda.

La novia, la cardióloga Carmen Otte, familiares, amigos e invitados recibieron el anuncio como un verdadero baño de agua helada.

Publicidad

Primero, se comentó que fue el torero quien llamó a Otte para cancelar el enlace. El martes 5 de diciembre se afirmó en TV que Ortega envió a dos amigos para que fueran ellos quienes le comunicaran su decisión. No había marcha atrás. A partir de ese momento, todos quieren saber qué provocó “la espantá” del novio.

Nadie podía creer que Ortega pusiera fin de esa manera a la relación que durante 10 años llevó con su pareja. Ambos tienen 33 años.

El resto del fin de semana lo ocurrido fue el tema de conversación de muchos.

Publicidad

De boca en boca y de allí a redes pasó el hecho de que la dejara plantada en el altar de la iglesia de Santiago en Jérez de la Frontera hasta que lo reseñaran los medios españoles, entre esos ABC, Antena 3, El Mundo, 20 Minutos y un largo etcétera.

Ninguno de los invitados a la “preboda” advirtió algo en el torero. Todo estaba “normal” y medios, como 20 Minutos, han divulgado supuestas imágenes de esa celebración.

Publicidad

Canceló su boda, pero siguió adelante con la celebración del “no casamiento”: sin velo ni corona la novia festejó con la familia en pleno

Quién es Juan Ortega

Lo describen en El Español como un hombre “creyente, educado, sereno, prudente y siempre ha vivido por y para el toreo”.

La tauromaquia lo apasionó desde niño. “A los 9 años se inició en la escuela taurina Sevilla Amate. Después estudió para graduarse como ingeniero agrónomo en la Universidad de Córdoba (...)”.

El Español precisó que en septiembre de 2014 fue cuando Juan Ortega “tomó la alternativa, es decir, la ceremonia mediante la cual el novillero adquiere la categoría de matador de toros”.

Juan Ortega es un hombre tremendamente religioso, formal y serio

Pilar Vidal en programa Y Ahora Sonsoles

La ‘bomba’ en la iglesia

El sábado 2 de diciembre habría sido tres el número de llamadas que hizo Juan Ortega a minutos de la boda.

Publicidad

En 20 Minutos reseñaron que “quien se encargó de comunicar la noticia a algunos de los 500 invitados que ya estaban en la iglesia de Jerez esperando a los novios no fue el padre, sino la hermana de la novia Carmen, llamada Mercedes, que llegó en vaqueros (jeans) para informar a los presentes”.

Ese medio, que cita a ABC, preciso que el torero realizó tres llamadas y la primera fue a un sacerdote, un amigo suyo de Barcelona, que “le aconsejó que no se casase”.

Con la decisión tomada, según El Mundo que cita a la Crónica Rosa de Esradio, Ortega llamó a su padre y a su núcleo más cercano, entre ellos a dos amigos.

El Mundo replicó un dato revelado en Vanitatis: “Un hombre de la cuadrilla de Ortega subió a ver qué pasaba y se lo encontró llorando como un niño. Sus palabras eran: ‘¡No lo veo!, es que no lo veo...’”.

La pareja llevaba de relación diez años y tres viviendo juntos.

ABC

Tremenda sorpresa se lleva una novia a pocas horas de casarse: encontró a su suegra amamantando a su prometido

Versiones

Uno de los primeros medios en decir qué alegó el torero a la novia para parar la boda fue ABC, de Sevilla, y replicó que se debía a supuestos “problemas personales”, difundió Antena 3.

Antes que alguien asomara la posibilidad de que Ortega ya no amara a la cardióloga, por hendijas se colaba la supuesta versión de infidelidad.

Juan del Val, allegado al torero e invitado al enlace nupcial, aseguró que no hay terceras personas en su decisión y defiende la “integridad” de Ortega, publicó El Mundo.

Negó que estuviera “de copas por Sevilla”, a donde se dijo que voló tras comunicar la decisión. “Está afectado”, describió Del Val.

“Sus motivaciones tendría pero en ningún caso es un tema de cuernos”, lo citan en ese medio. Desde hace unas horas –agregan en ese site- todo apunta “a una cuestión de fe”.

En las últimas horas, entra entre las hipótesis una presunta discusión con su suegro, reseñó Telecinco.

El torero, aparentemente se habría dado cuenta que estaba cumpliendo con la unión matrimonial para complacer a sus suegros y no porque fuera su deseo.

Revista Clase

La novia y los gastos

La prensa señaló que la cardióloga Carmen Otte “está destrozada”.

En 20 Minutos señalaron –de acuerdo a una colaboradora de Espejo Público, Gema López- que le han recomendado a la mujer que se vaya de viaje con sus amigas.

La pregunta sobre quién pagará los gastos generados por la “no boda” se ha hablado mucho los últimos días. Al parecer, “la familia de la novia ha reclamado al torero Ortega que se haga cargo de todos ellos, que están entre los 70.000 y 90.000 euros”.

La tarde del martes 5 de diciembre, un espacio televisivo adelantaba sobre los gastos de la no boda de Juan Ortega: “La parte del novio se ha hecho cargo de todo. La boda está pagada”. Por ahora, los protagonistas de la “no boda” se abrazaron al silencio.

(I)

Te recomendamos estas noticias