La Iglesia celebrará el Jueves Santo, el próximo 6 de abril de 2023, recordando la Última Cena de Jesús con los 12 apóstoles.

“La liturgia del Jueves Santo es una invitación a profundizar concretamente en el misterio de la Pasión de Cristo”, expone AciPrensa.

En este día, “Jesús instituyó dos sacramentos para salvación del género humano: la eucaristía y el Orden Sacerdotal”, agrega.

Publicidad

De acuerdo con AS, “la misa del Jueves Santo se consagra al éxito en la muerte de Cristo, que habría dado su vida para salvar a la humanidad de sus pecados”.

La última cena.

En ese encuentro con sus apóstoles fue que anunció que uno de ellos lo tracionaría (Judas Iscariote).

De igual manera, apunta El Universal, también reveló “la negación de Pedro, quien mentiría en tres ocasiones al asegurar que no conocía a su mentor antes de que cantase el gallo”.

Publicidad

Cada Jueves Santo, expone AS, se celebra la fiesta cristiana que abre el Triduo Pascual, el periodo durante el cual la liturgia católica conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

En la misa del Jueves Santo, el sacerdote hace el rito del lavatorio. Foto: Edlane De Mattos

Lavatorio de los pies

En la misa del Jueves Santo, el sacerdote hace el rito del lavatorio.

Publicidad

Jesús, después de haber cenado con los apóstoles, se levantó, buscó una toalla y se puso de rodillas frente a ellos para lavar sus pies.

“Se pone de rodillas y desde abajo dice a todos, no solo a los apóstoles, mira tú eres importante para mí”, señala el padre Carlos Zardin, en video publicado por El Tiempo.

El papa Francisco en el lavatorio de los pies en la cárcel de Civitavecchia. Foto: Vatican Media / @EWTNVaticano

Jueves Santo: Institución del sacerdocio

El Jueves Santo se celebra la institución del sacerdocio, en un contexto de amor, de servicio, de entregarse a sí mismo.

Dice Aciprensa: “Jesús estableció un antes y un después en la vida de la Gracia cuando parte el pan durante la Última Cena y les dice a los apóstoles: “Hagan esto en memoria mía”.

Publicidad

Para la Iglesia, en este día Jesús deja su testamento: la eucaristía, el sacerdocio y el mandato de amarnos los unos a los otros.

Jesús toma el pan, lo parte y lo reparte entre los comensales diciendo: “Tomad y comed todos de él, porque este es mi cuerpo, que será entregado por vosotros”.

A continuación toma un cáliz lleno de vino y dice: “Tomad y bebed todos de él, porque este es el cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados”.

Y concluyó: “Haced esto en conmemoración mía”.

Esta última frase es interpretada por la Iglesia como la institución del Orden Sacerdotal, otro de los siete sacramentos, explica AS.

Antes de ser entregado, precisa AciPrensa, Cristo se entrega como alimento.

En esa Cena, “el Señor Jesús celebra su muerte: lo que hizo, lo hizo como anuncio profético y ofrecimiento anticipado y real de su muerte antes de su Pasión. Por eso “cuando comemos de ese pan y bebemos de esa copa, proclamamos la muerte del Señor hasta que vuelva” (1 Cor 11, 26)”.

Da Vinci pudo pintar copia de ‘La última cena’

Foto: rrodrickbeiler

Visita al Monumento

Terminada la misa, en las iglesias hacen la procesión al Monumento y los fieles realizan la visita a los monumentos (en muchos países se recorren 7 templos).

“Al lugar en la iglesia donde lleven el Santísimo recordará al Huerto de Getsemaní”, explica Zardín.

¿Qué son los Monumentos?: En Cope señalan que “se acostumbra, después de la Misa vespertina del Jueves Santo, (el primer día del Triduo Pascual), hacer un monumento para resaltar la Eucaristía y exponerla de una manera solemne para la adoración de los fieles”.

Indica el padre Carlos Zardín, el Jueves Santo se recuerda la Oración en el Huerto de Getsemaní.

La Capilla lateral a la que se lleva el Santísimo es, en realidad, la representación del Getsemaní.

Jesús, después de haber cenado con los 12 apóstoles, sale al Huerto de los Olivos para retirarse en oración.

“Reflexiona sobre lo ha de venir (la Crucifixión y Muerte), son momentos dramáticos en los que Jesús llega a derramar sangre”, dice Zardin

El sentido de visitar los Monumentos no es tanto ir a la mayor cantidad de templos posible. Invita este sacerdote: “Es el momento para el recogimiento y el llamado a la oración de todos, para poner nuestro corazón en contacto con Jesús. Encontremos unos minutos de silencio para compartir con jesus las dramáticas horas de su vida”.

Al terminar de orar, Cristo fue atrapado por miembros del Ejército. Se acerca la Pasión y Muerte de Jesús.

(I)

Te recomendamos estas noticias