Las vacunas son la principal forma de combatir al coronavirus cuando ya se encuentra dentro del cuerpo de una persona -algo realizado previamente-, sin embargo, de manera más lenta, se vienen desarrollando tratamientos con el mismo fin.

Uno de estos es un suero hiperinmune anti COVID-19, que desarrolla un laboratorio biotecnológico argentino llamado Inmunova y que estudia EClinicalMedicine, que ha publicado en la prestigiosa revista científica The Lancet sus primeros resultados del estudio clínico de fase 2 (falta una fase más).

“A pesar de no haber alcanzado el criterio de valoración principal, encontramos una mejoría clínica de los pacientes hospitalizados con neumonía por SARS-CoV-2, en particular, en aquellos con enfermedad grave”, indica la revista.

El suero, nombrado como CoviFab, es un tratamiento biológico destinado a pacientes con COVID-19 moderado a grave y se desarrolló en base a ingeniería de proteínas. Esta inmunoterapia de anticuerpos policlonales equinos con capacidad neutralizante se aplica a las personas para bloquear al agente infeccioso y y evitar que se propague por el organismo.

El suero demostró ayudar a una mejoría estadísticamente significativa en el tiempo de mejora, respecto a los que recibieron placebo. Además una reducción de la mortalidad en pacientes con coronavirus grave de 44%, 20% en quienes están en terapia intensiva, y 33% en quienes llegaron a necesitar respiración asistida.

Los primeros resultados de la fase dos también mostraron que las personas que recibieron el suero tuvo eventos adversos leves y no se tuvo que interrumpir el tratamiento, que es de dos dosis.

“El virus SARS COV-2 entra en las células a través de una proteína que se une a un receptor de la célula y lo hace entrar. Nosotros usamos ese pedacito de virus para inmunizar caballos y obtuvimos un título altísimo de anticuerpos contra esa proteína. Lo que demostramos es que estos anticuerpos tienen una capacidad muy grande de evitar que el virus entre a las células”, dijo Fernando Goldbaum, director científico de Inmunova al portal Infobae.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) de Argentina, ya había autorizado su uso en diciembre de 2020 en casos especiales y sigue analizando los resultados de los avances en las fases. (I)