La forma en que los alimentos ultraprocesados pueden afectar el cerebro causa preocupación entre algunos expertos en salud.

Sugieren que los cambios cerebrales causados por una dieta rica en estos alimentos pueden dificultar la reducción de su consumo, especialmente entre las personas más jóvenes.

¿Cuál es la preocupación?

La liberación del neurotransmisor dopamina en el cerebro crea una sensación de placer.

Registra todo el placer de la misma manera, ya sea en respuesta a las drogas, el dinero, las experiencias positivas o la comida.

Publicidad

La neurocientífica Nora Volkow relaciona esto con nuestro instinto básico de supervivencia: “durante la mayor parte de la evolución, la comida era escasa”, dice, por lo que necesitabas esta motivación para sobrevivir.

Los niveles altos de liberación de dopamina de los alimentos son más bajos y su velocidad es más lenta que con muchas sustancias adictivas conocidas, como las drogas.

Aunque esto significa que la comida es menos adictiva que estas sustancias, su accesibilidad, conveniencia y bajo costo hace que sea difícil de evitar.

Las investigaciones muestran que algunos alimentos, en particular los que tienen un alto contenido de grasa y azúcar (como muchos alimentos ultraprocesados), estimulan una mayor sensación de recompensa que otros.

Esto puede conducir a una “trampa del placer dietético”, según el psicólogo Douglas Lisle, ya que tus instintos biológicos te dicen “que busques el mayor placer con el menor dolor y el menor esfuerzo”.

La dopamina también puede interactuar con el neurotransmisor glutamato, que juega un papel en el aprendizaje de hábitos, el deseo y la recaída.

Publicidad

En un documental de la BBC, el doctor Chris van Tulleken comió un 80% de alimentos ultraprocesados durante un mes, el mismo porcentaje que consume una quinta parte de la población, según una investigación.

Durante el experimento de cuatro semanas, un escaneo de la actividad de su cerebro mostró áreas responsables de la recompensa vinculadas con áreas que impulsan el comportamiento automático y repetitivo.

“Estas eran conexiones que antes no existían”, explicó, y agregó que es una respuesta similar a la que se espera de alguien que toma drogas adictivas, como alcohol o cigarrillos.

Los cambios duraron más de seis semanas después de que terminó el experimento.

El escaneo de la actividad cerebral mostró áreas responsables de la recompensa vinculadas con áreas que impulsan el comportamiento automático y repetitivo.

Solo mirar la comida puede desencadenar antojos

El consumo frecuente repetido de estos alimentos altamente gratificantes puede causar una pérdida de la capacidad de “controlar los fuertes impulsos” de comerlos.

Cuanto más actives la dopamina, menos impactante será y más comida necesitarás para mantener el mismo gozo, según el doctor Lisle.

La producción de dopamina incluso comienza a aumentar cuando miras, hueles, escuchas o piensas en la comida, según Volkow, y esto aumenta tu motivación para comerla.

“Descartar la adicción y la obesidad como problemas de autocontrol ignoran el hecho de que para que podamos ejercer el autocontrol, necesitamos el correcto funcionamiento de las áreas de nuestro cerebro que regulan nuestros comportamientos”, señala Volkow.

Alimentos ultraprocesados y los jóvenes

Una investigación reciente del Imperial College de Londres (ICL) encontró que los niños británicos obtienen el 60% de sus calorías de alimentos ultraprocesados, y en uno de cada cinco aumenta al 78%.

Algunos investigadores sugieren que los adolescentes son más vulnerables a los efectos de los “alimentos gratificantes”.

Esto se debe a que la capacidad de su cerebro para evaluar los riesgos y controlar el comportamiento continúa desarrollándose hasta los 25 años.

Además, hay evidencia de que la dopamina es particularmente abundante durante la adolescencia, por lo que el cerebro aprende rápidamente sobre las recompensas.

La investigación del ICL destaca que los patrones de alimentación establecidos en la infancia pueden continuar hasta la edad adulta.

¿Importa todo esto si la comida es nutritiva?

Chris van Tulleken basó su experimento en alimentos ultraprocesados. Pero algunos alimentos ultraprocesados tienen beneficios para la salud.

“El término alimentos ultraprocesados es parte de un área activa de debate entre los científicos”, según la directora científica de la Federación de Alimentos y Bebidas, Kate Halliwell.

Dice que algunos estudios sugieren que el enfoque debería estar en el equilibrio nutricional de nuestra dieta más que en el nivel de procesamiento.

Otro estudio encontró que los participantes comían más calorías cuando estaban en una dieta ultraprocesada que en una dieta no procesada que se equiparaba en términos de grasa, azúcar y sal.

Los análisis de sangre de los participantes mostraron un aumento en la hormona responsable del hambre y una disminución en la hormona que nos hace sentir llenos, entre los que consumen una dieta rica en alimentos ultraprocesados.

La hormona del hambre de Van Tulleken aumentó en un 30% durante su experimento, lo que puede haber fomentado el consumo excesivo. (I)