El caso de Paulette Gebara, una niña de cuatro años que desapareció el 22 de marzo de 2010 de su propia cama y fue hallada en el mismo lugar nueve días después, representa uno de los desaciertos más recordados de las autoridades de México. Y tras las recientes desapariciones y muertes de mujeres, como Debanhi Escobar, se recuerda el caso que causó conternación en ese país.

El suceso ocurrió en Huixquilucan, y tiene su propia serie en Netflix. Por la muerte de Paulette no hubo arrestos y todo quedó como un “accidente”, según la Procuraduría del Estado de México, encabezada por Alberto Bazbaz, quien a los días renunció del cargo por perder “credibilidad y confianza” de la gente.

El caso de la joven de Nuevo León y este, a 12 años, guardan similitud en la aparición de los cadáveres, pues fueron “hallados por las autoridades” en los mismos lugares donde realizaron varias revisiones.

Caso Paulette: 5 claves de la desaparición de la niña mexicana hallada muerta en 2010 y cuya historia revive Netflix

Así fue la historia de la niña que fue hallada muerta debajo de su colchón

Luego de vestirse con su pijama y recibir el beso de las buenas noches, Paulette se acostó a dormir en su cama, pero para sorpresa de la familia, no la vieron más sino hasta nueve días después, cuando fue encontrada muerta entre el colchón y la base.

Publicidad

La niñera de Gebara, Erika Casimiro fue quien se percató de que la niña no estaba en su habitación cuando esta fue a despertarla para ir a la escuela. Alertó a sus padres, Mauricio Gebara y Lizette Farah y juntos salieron a buscarla en un condominio del exclusivo barrio Interlomas de Huixquilucan, donde residían.

La niña requería atenciones especiales, pues padecía de discapacidad motriz y del habla.

Durante su búsqueda, incluso, medios de comunicación, que cubrieron el caso hasta convertirlo en un suceso nacional y captar la atención de la comunidad internacional, entrevistaron a la familia en la habitación donde fue vista por última vez y nunca se sospechó que ahí estaría, reseñó El Tiempo.

Nueve días después, al ser hallada, las autoridades inmediatamente señalaron que el (o los) culpables tendrían que ser miembros de su familia o personas allegadas y se inició una investigación a sus padres y a las niñeras.

Publicidad

Claves para entender la desaparición de Paulette Gebara

La desaparición de la pequeña habría provocado el divorcio de Mauricio Gebara y Lisette Farah, quienes poco tiempo después se separaron y la custodia de su primera hija le quedó a la mujer.

Gebara declaró al medio Milenio que sabía dónde iban a encontrar a la niña. Sin embargo, exigía garantías para poder dar la información que decía tener. Por otra parte, Farah comenzó a señalar a su esposo de ser el responsable de lo que le pasó a la niña.

El caso tomó tal relevancia que llegó a la Procuraduría del Estado de México y Alberto Bazbaz tomó el caso. De igual forma, nunca hallaron un culpable y tampoco aclararon lo que sucedió.

La única aclaratoria fue que murió por asfixia por obstrucción a sus vías respiratorias y una fuerte presión sobre su tronco, según los reportes de la autopsia, según la BBC.

Publicidad

Farah exigió que se le fuera entregado el expediente judicial de la investigación, pues ponía en duda el dictamen que dieron en la procuraduría, en el que declararon su muerte como accidental.

La familia, que era conocida entre los círculos empresariales del Estado de México, incluso, eran amigos de Enrique Peña Nieto, quien en esa época era el gobernador del estado, según el periodista Alberto Nájar.

El procurador Bazbaz anunció que, durante “diligencias ministeriales”, fue encontrada la niña “en la habitación de la propia Paulette, al pie de su cama, entre el colchón y la estructura del mueble que lo sostiene, y cubierta por la sábana y colcha de la misma”. La causa de muerte fue por “asfixia mecánica por sofocación”.

Bazbaz sostuvo en ese momento que la niña fue “ocultada y privada de su vida”. Dijo que buscaría respuestas a “eventos que resultan absolutamente incomprensibles”.

Publicidad

Sin embargo, el 21 de mayo, el mismo procurador calificó todo como un “accidente” luego de cumplirse las investigaciones y reconoció que el proceso tuvo “deficiencias al no haber revisado de forma plena la cama” y renunció a su cargo el 25 de mayo.

La periodista y hoy senadora Lilly Téllez, quien hizo una de las entrevistas televisivas en 2010, aseguró el 8 de abril de aquel año que la niña “no estaba” donde las autoridades dijeron que apareció. (I)

Te recomendamos estas noticias