Inyectar una vacuna contra el COVID-19 de Pfizer/BioNTech tras otra de AstraZeneca/Oxford, y espaciar de varios meses las dos dosis de esta última mejoran sustancialmente la inmunidad, según dos estudios publicados este lunes por la Universidad de Oxford.

Los investigadores demostraron que, lejos de mermar la eficacia de la vacuna, un intervalo de hasta 45 semanas entre las dos dosis necesarias de AstraZeneca/Oxford mejora la respuesta inmunitaria al virus.

“Esto debería ser una noticia tranquilizadora para los países con menos suministros de vacunas, que pueden estar preocupados por los retrasos en la obtención de segundas dosis”, comentó el profesor Andrew Pollard, director del Oxford Vaccine Group, que desarrolló la vacuna junto al grupo farmacéutico anglosueco AstraZeneca.

“Hay una excelente respuesta a la segunda dosis incluso 10 meses después de haber recibido la primera”, subrayó.

Publicidad

La universidad dijo también este lunes que una tercera dosis de la vacuna de AstraZeneca puede ser un refuerzo efectivo, sin necesidad de hacerle retoques.

De acuerdo con su análisis, suministrar una tercera dosis unos seis meses después de la segunda aumenta considerablemente los anticuerpos y la capacidad del organismo para luchar contra la infección del coronavirus, incluidas las variantes.

Pollard, cuyo equipo desarrolló el preparado, admitió a los medios que aún no se sabe si la población necesitará un refuerzo el próximo otoño, pero los nuevos datos muestran que la actual vacuna puede ser efectiva.

Los datos de las autoridades sanitarias ya indican que las dos dosis de AstraZeneca aportan una buena protección para evitar las hospitalizaciones por covid o la muerte, tanto de la variante Alfa (antes británica) o Delta (detectada en la India).

“No hay indicaciones actualmente sobre si necesitamos refuerzos, y necesitamos seguir observando los datos y tomar decisiones a medida que pasen los meses”, añadió el experto.

Combinar las vacunas

La vacuna de AstraZeneca, que utiliza una tecnología denominada de “vectores virales” (adenovirus), ha suscitado preocupación después de que se estableciera una relación entre su administración y la aparición de trombos raros pero a veces mortales.

Publicidad

Como resultado, muchos países restringieron su uso a las personas más mayores y algunos dejaron de utilizarla.

En tanto, el estudio de Oxford que halló que combinar dosis de AstraZeneca y de su competidora alemanaestadounidense Pfizer/BioNTech, inyectadas con cuatro semanas de intervalo, dijo que la eficacia varía según del orden de las vacunas. Según este estudio, encontró que una dosis de AstraZeneca/Oxford seguida de otra de Pfizer/BioNTech genera una “mejor respuesta inmunitaria” que a la inversa.

Los resultados relativos a un intervalo de 12 semanas entre las dos dosis estarán disponibles en breve y “serán fundamentales para decidir el futuro del programa de vacunación en el Reino Unido”, afirmó el profesor Jonathan Van-Tam, subdirector médico de Inglaterra.

La combinación de dos sueros diferentes “podría darnos aún más flexibilidad”, señaló.

En el Reino Unido, el 84,1% de la población adulta ha recibido una primera inyección y el 61,6% la pauta completa.

En las últimas semanas, el Reino Unido ha registrado un fuerte repunte de los contagios de covid a causa de la rápida propagación de la variante delta, que ha forzado al Gobierno a retrasar al 19 de julio el levantamiento de todas las restricciones. (I)