Una mujer que se cree que es la persona más vieja del mundo murió a la edad de 124 años en Filipinas, confirmaron funcionarios locales.

Se trata de Francisca Susano, conocida cariñosamente como Lola, quien falleció alrededor de las 18:45 del lunes en su casa de Kabankalan en la provincia de Negros Occidental.

El sitio de los récords mundiales Guinness hasta septiembre había estado realizando una verificación de edad para declararla como la persona viva más vieja del mundo. De acuerdo a las autoridades, aún no se ha determinado la causa de la muerte. Susano no había mostrado ningún síntoma de Covid-19. Se cree que la supercentenaria habría nacido el 11 de septiembre de 1897, cuando Filipinas aún estaba gobernado por España.

Para su último cumpleaños, en septiembre, Susano fue celebrada por el gobierno local con certificados para conmemorar su logro, así como un pastel y flores. El político Rodolfo Ordanes presentó una petición ese mes instando a la Cámara de Representantes a otorgarle un regalo de 20.000 dólares en reconocimiento a su ‘logro monumental’. (E)