Sandra Day O’Connor, la primera mujer en ocupar el cargo de juez en el Tribunal Supremo (TS) en Estados Unidos, falleció este viernes a los 93 años.

Según un comunicado del TS, O’Connor murió en Phoenix, Arizona, este viernes “por complicaciones relacionadas con demencia avanzada, probablemente Alzheimer, y una enfermedad respiratoria”.

La jueza fue nombrada miembro de la Corte Suprema por el presidente Ronald Reagan y sirvió desde 1981 hasta 2006, cuando tenía 75 años. Mientras estuvo en el cargo votó a favor del derecho al aborto y a los derechos de las personas homosexuales, además de establecer un precedente para las mujeres en Norteamérica.

Publicidad

“A medida que las mujeres alcancen el poder, las barreras caerán. A medida que la sociedad vea lo que las mujeres pueden hacer, a medida que las mujeres vean lo que las mujeres pueden hacer, habrá más mujeres haciendo cosas, y todos estaremos mejor por ello”, dijo O’Connor en un discurso en 1990.

Sandra Day O'Connor al jurar su cargo en 1981.

Ella también defendió los derechos de los estados contra el control federal e impulsó la acción afirmativa en las admisiones universitarias.

Tras su retiro del Supremo el 31 de enero de 2006, O’Connor siguió activa como defensora de la independencia judicial y el Estado de Derecho en todo el mundo.

Publicidad

En reconocimiento a los logros de su vida, el presidente Barack Obama (2009-2017) otorgó a la jueza O’Connor el honor civil más alto del país, la Medalla Presidencial de la Libertad, el 12 de agosto de 2009. (I)

El presidente estadounidense, Barack Obama, entrega la Medalla Presidencial de la Libertad a la ex jueza de la Corte Suprema de los Estados Unidos, Sandra Day OConnor, el 12 de agosto de 2009. (Foto de Jewel SAMAD / AFP)