Un juez federal estadounidense sentenció este viernes a cadena perpetua al yihadista Alexanda Kotey, un miembro del grupo terrorista Estado Islámico (EI) que integró la célula conocida como los “Beatles”, por llevar a cabo secuestros de occidentales en Siria, que en algunos casos acabaron siendo asesinados e incluso decapitados.

Kotey fue sentenciado tras haber llegado a un acuerdo con las autoridades judiciales en septiembre por el que se declaró culpable y será trasladado al Reino Unido, donde viven sus familiares, para cumplir la cadena perpetua tras pasar primero 15 años de prisión en EE.UU.

Declaran culpable a yihadista del Estado Islámico (EI) que participó de secuestro y asesinato de rehenes en Siria

El condenado formó parte de una célula conocida como los “Beatles” por su acento británico, que participó en el secuestro en Siria de periodistas occidentales, entre los que figuran los españoles Javier Espinosa, Ricard García Vilanova y Marc Marginedas.

El juez de distrito T. S. Ellis dictó el fallo contra Kotey en un tribunal de Alexandria (Virginia), en las afueras de Washington DC, y justificó la cadena perpetua porque el acusado ha cometido “los crímenes más graves que se puedan perpetrar”.

Publicidad

Según escritos judiciales, se estima que entre noviembre de 2011 y febrero de 2015, Kotey, nacido en el Reino Unido pero al que las autoridades le arrebataron la ciudadanía británica al igual que al resto de los “Beatles”, fue militante del EI en Siria y estuvo involucrado en el secuestro de rehenes estadounidenses y europeos.

Estado Islámico reivindica atentado contra mezquita chií en Afganistán

En concreto, Kotey participó en el rapto, retención y negociación para la frustrada liberación de cuatro secuestrados estadounidenses: los periodistas James Foley y Steven Sotloff; y los cooperantes Kayla Mueller y Peter Kassig, todos ellos asesinados durante su cautiverio.

Foley, Sotloff y Kassig fueron decapitados y sus muertes fueron grabadas en video a modo de propaganda, mientras que Mueller fue seleccionada por el jefe del EI, Abu Bakr Al Baghdadi, para ser su rehén personal, periodo en el que fue violada en repetidas ocasiones antes de ser asesinada.

Los documentos judiciales de EE.UU. señalan que el condenado también estuvo implicado en el rapto de británicos, italianos, daneses y alemanes.

Publicidad

Kotey y sus compañeros de los “Beatles” se encargaban de supervisar las prisiones del EI en las que los rehenes eran retenidos y los sometían a violencia física y psicológica, además de exponerlos a los asesinatos de otros secuestrados por los extremistas.

Uno de sus cómplices, El Shafee Elsheikh, aguarda sentencia en EE.UU. tras haber sido declarado culpable por la misma corte, ya que no ha llegado a un acuerdo como Kotey. Ambos fueron capturados en enero de 2018 por las fuerzas kurdosirias cuando trataban de escapar de Siria a Turquía.

Otro miembro de los “Beatles” del EI, Mohamed Emwazi, que se encargaba de decapitar a los rehenes, murió en noviembre de 2015 en un bombardeo de EE.UU. en el país árabe. (I)