Un niño murió a causa de maltrato físico severo; la mortal paliza que le dieron, generó politraumatismos y una hemorragia interna que lo llevaron a la muerte.

Se trata de Lucio Dupuy, de cinco años, quien vivía con su mamá Magdalena Espósito Valenti (24) y su pareja Abigail Páez (27) en un departamento ubicado en la calle Allan Kardec 2385 de la ciudad de Santa Rosa; ambas son sospechosas del delito.

El pequeño falleció la noche del pasado Viernes en la Pampa, Argentina; y según el médico forense que tomó el caso, Juan Carlos Toulousem, el crimen lo deja atónito. “ En mis casi 30 años de profesión nunca vi algo así”, comentó a la agencia Télam este martes.

El médico forense aseguró que se tomaron las primeras imágenes, se secuestraron las prendas de vestir del chico y revisaron el cuerpo, que presentaba distintos tipos de lesiones de vieja data, además de las recientes. Además, según la información de Toulousem, Lucio fue llevado a un hospital local ese mismo día por la pareja de su madre biológica, en medio de un cuadro de convulsiones. Páez asegura que el incidente se dio a causa de un supuesto robo en el cual el menor se había caído.

Publicidad

El niño murió pocos minutos después de haber sido ingresado al centro médico. A raíz del deceso, la madre biológica del menor y su pareja fueron detenidas por la Policía estatal.

Según indicó para la prensa local la fiscal del caso, Verónica Ferrero, la progenitora del niño, Magdalena Espósito. se enfrenta a una posible cadena perpetua por el delito de ‘homicidio calificado por el vínculo’. Por otro lado, Abigail Páez podría pasar de 8 a 25 años de cárcel por ‘homicidio simple’.

El padre del niño, Christian Dupuy, escribió vía Facebook este domingo 28 de noviembre, su sentir frente a lo sucedido; criticó a las autoridades por no darle la tenencia de su hijo y se culpó por no llegar a tiempo.

“A sólo pocas horas de tu entierro en ese lugar que siempre tanto escalofríos me dio para que tu cuerpito en paz descanse, con lágrimas en los ojos sin fuerzas y sin poder haber pegado un ojo, mirando al pasillo para ver si te veía, dejando mi mano extendida para ver si me tocabas, buscando explicaciones, pensando si todo esto es verdad, torturándome con tu imagen en ese cajoncito, y pidiéndole respuestas a Dios“, reza el texto.

Publicidad

Christian Dupuy y su hijo Lucio. Imagen tomada de Facebook.

Christian Dupuy señala las mujeres como culpables de lo sucedido y asegura que su hijo vivía en un ambiente violento y de abuso. “Hijo mío, me dejas con el alma rota buscando ‘el porqué’ de tantas cosas y me doy cuenta ahora de lo que estabas sufriendo y yo sin saberlo y ahora es tarde, te tenían preso de tu infancia e inocencia”, escribió. “Ahora comprendo cuando hacíamos videollamada y yo te preguntaba algo y lo que hacías era mirar para los costados para ver si alguna te estaba escuchando, por eso tardabas en contestarme cuando te preguntaba si eras feliz. Te tenían en silencio. Tenías miedo y yo no me di cuenta“, finalizó. (I)