Investigadores del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona y el Instituto de Ciencias Planetarias han revelado que los volcanes en Marte aún podrían estar activos, esto podría significar que la vida en el Planeta Rojo estuvo activa en los últimos 30.000 años. La afirmación parte del descubrimiento de depósitos volcánicos desconocidos en imágenes de satélite del planeta.

El equipo dijo que estas imágenes mostraban evidencia de erupciones en los últimos 50.000 años, en la región de Elysium Planitia, a unas 1.000 millas del módulo de aterrizaje InSight de la NASA. Los hallazgos se han publicado en la revista Icarus.

La mayor parte del vulcanismo en el Planeta Rojo ocurrió hace entre tres y cuatro mil millones de años, con erupciones más pequeñas en lugares aislados que continuaron hasta hace tres millones de años.

Dicen que esta evidencia “plantea absolutamente la posibilidad de que todavía pueda haber actividad volcánica en Marte” y de condiciones habitables bajo la superficie marciana.

Publicidad

“Este puede ser el depósito volcánico más joven hasta ahora documentado en Marte”, dijo el autor principal del estudio, David Horvath, y agregó: “Si tuviéramos que comprimir la historia geológica de Marte en un solo día, esto habría ocurrido en el último segundo”.

La erupción volcánica de la que el equipo tiene evidencia produjo un depósito oscuro, liso y de 8 millas de ancho que rodea una fisura volcánica de 20 millas de largo.

“Cuando notamos por primera vez este depósito, sabíamos que era algo especial”, dijo el coautor del estudio, Jeff Andrews-Hanna, autor principal del estudio.

Investigaciones posteriores mostraron que las propiedades, la composición y la distribución del material coinciden con lo que se esperaría de una erupción piroclástica, una erupción de magma impulsada por gases en expansión, similar a la apertura de una lata de refresco agitada.

Aunque hay numerosos ejemplos de vulcanismo explosivo en Marte, ocurrieron hace mucho tiempo. Sin embargo, este depósito parece ser diferente.

“Esta característica se superpone a los flujos de lava circundantes y parece ser un depósito relativamente fresco y delgado de cenizas y rocas, que representa un estilo de erupción diferente a las características piroclásticas previamente identificadas”, dijo Horvath.

Publicidad

El sitio de la erupción reciente se encuentra a unos 1.600 km del módulo de aterrizaje InSight de la NASA, que ha estado estudiando la actividad sísmica en Marte desde 2018.

Se descubrió que dos Marsquakes, el equivalente marciano de los terremotos, se originaron en la región alrededor de Cerberus Fossae, y trabajos recientes han sugerido la posibilidad de que estos pudieran deberse al movimiento de magma a gran profundidad.

“La corta edad de este depósito plantea absolutamente la posibilidad de que todavía pueda haber actividad volcánica en Marte, y es intrigante que los recientes maremotos detectados por la misión InSight tengan su origen en el Cerberus Fossae”, dijo Horvath.

De hecho, el equipo de investigadores predijo que este sería un lugar probable para Marsquakes varios meses antes de que el módulo de aterrizaje InSight de la NASA aterrizara en Marte.

Un depósito volcánico como este también plantea la posibilidad de condiciones habitables debajo de la superficie de Marte en la historia reciente, dijo Horvath.

“La interacción del magma ascendente y el sustrato helado de esta región podría haber proporcionado condiciones favorables para la vida microbiana recientemente y plantea la posibilidad de vida existente en esta región”, indicó Horvath.

Fisuras volcánicas similares en esta región fueron la fuente de enormes inundaciones, quizás tan recientemente como hace 20 millones de años, cuando el agua subterránea entró en erupción en la superficie.

Pranabendu Moitra, científico investigador del Departamento de Geociencias de la Universidad de Arizona, ha estado investigando el mecanismo detrás de la erupción.

Moitra, experto en erupciones explosivas similares en la Tierra, desarrolló modelos para observar la posible causa de la erupción marciana.

Sugiere que la explosión pudo haber sido el resultado de gases ya presentes en el magma marciano, o podría haber ocurrido cuando el magma entró en contacto con el permafrost marciano.

“El hielo se derrite en agua, se mezcla con el magma y se vaporiza, lo que obliga a una violenta explosión de la mezcla”, dijo Moitra.

“El depósito volcánico descrito en este estudio, junto con el ruido sísmico en curso en el interior del planeta detectado por InSight y la posible evidencia de liberaciones de columnas de metano en la atmósfera detectadas por el orbitador Maven de la NASA, sugieren que Marte está lejos de ser un mundo frío e inactivo”, indicó Andrews-Hanna.

“Todos estos datos parecen contar la misma historia”, dijo. Marte no está muerto.