Rechazo entre algunos jefes de Estado de la región generó este sábado la presencia de los presidentes de Venezuela y Cuba, Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel, respectivamente, en la VI Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se celebra hoy en Ciudad de México.

En el caso de Maduro, es su primer viaje oficial desde que la justicia norteamericana lo acusara de narcoterrorismo e incluso ofreciera una recompensa de $ 15 millones por su captura. También decidió por primera vez desde 2018 visitar un país democrático, exceptuando a Cuba, adonde sí ha viajado.

Maduro llegó de sorpresa el viernes a México, donde lo recibió el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en una cita que no había sido confirmada hasta el último minuto, para intervenir en la reunión de hoy, en la que hubo enfrentamientos y acusaciones.

El primer mandatario en diferenciarse fue Guillermo Lasso, de Ecuador. En su intervención advirtió que el futuro común de la región solo puede construirse a través de la libertad.

Publicidad

El presidente Guillermo Lasso participará en la Asamblea de la ONU y en la cumbre de Celac

“Libertad para nuestros ciudadanos, para abrir nuevos mercados, para comerciar, soñar y crecer juntos en una plena democracia; donde existan elecciones transparentes, donde se respete la libertad de expresión, donde se respeten los derechos humanos y las libertades políticas de los opositores a nuestros Gobiernos”, sostuvo Lasso, según registró Infobae.

Sin embargo, los intercambios llegaron después de que el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, ratificara que no reconocía al Gobierno de Maduro.

“Mi presencia en esta cumbre, en ningún sentido ni circunstancia, representa un reconocimiento al Gobierno del señor Nicolás Maduro. No hay ningún cambio de postura de mi Gobierno y creo que es de caballeros decirlo de frente”, dijo el gobernante al tomar la palabra.

Mientras hablaba, Maduro lo interrumpió y le espetó: “Ni del mío con el tuyo, abusador”.

Posteriormente, y al tomar la palabra, Maduro retó a Abdo Benítez, así como al presidente de Uruguay, Luis Lacalle, que también lo criticó, a poner “la fecha y el lugar para un debate” sobre la democracia.

“Venezuela está lista para debatir de democracia, de libertades, de resistencia, de revolución y de lo que haya que debatir; de neoliberalismo, de cara a los pueblos, en transmisión en vivo y directo, en privado, como quieran”, les increpó.

Publicidad

Lacalle afirmó que participar en la cumbre de la Celac no significaba ser “complaciente” con países donde “no hay una democracia plena (...), se utiliza el aparato represor para acallar las protestas, cuando se encarcelan opositores”.

Con “voz tranquila pero firme debemos decir con preocupación que vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, en Nicaragua y en Venezuela”, subrayó Lacalle ante sus colegas sobre denuncias de violaciones de los derechos humanos en esos países.

La ONU acusa a la Justicia venezolana de jugar un papel vital en la represión

En Nicaragua el régimen de Daniel Ortega mantiene detenidos desde junio pasado a 34 opositores, entre ellos, siete aspirantes a la Presidencia, bajo cargos de promover la injerencia extranjera en “menoscabo de la soberanía”, al amparo de una ley que entró en vigor hace ocho meses y que tipifica estas acciones como “traición a la patria”.

Ortega ha calificado a los opositores presos de “criminales” y de “agentes del imperio yanqui”.

Mientras, el Gobierno de Colombia fue otro que expresó este sábado su rechazo por la participación de Maduro en la cumbre.

Incluso, la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) declaró “persona no grata” al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, “por su apoyo y reconocimiento a los dictadores Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel”.

En un comunicado, la organización aludió al recibimiento que el mandatario mexicano ha hecho a los presidentes de Venezuela y Cuba, en la VI Cumbre de la Celac.

“Resulta insólito que un presidente elegido democráticamente reciba con honores a un asesino como Miguel Díaz-Canel, quien ha continuado con la tiranía de los hermanos (Fidel y Raúl) Castro en la isla de Cuba”, expresó el presidente de Veppex, José Antonio Colina.

“El Gobierno de Colombia, al igual que otros países que han desconocido el poder de facto que ejerce Nicolás Maduro en Venezuela como resultado de la elección presidencial del 20 de mayo de 2018 (...), expresa su rechazo a la participación del mismo en la VI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Celac”, aseguró la cancillería colombiana en un comunicado.

Daniel Ortega propicia que Nicaragua se deslice hacia una “nueva era oscura”, según alto funcionario de Estados Unidos

En tanto, tras la clausura de la cumbre, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, destacó un documento con 44 acuerdos a los que llegaron las 31 naciones que participaron en el evento. Entre los puntos, dijo, está la creación de un fondo integrado para hacer frente a los efectos del cambio climático, para el cual han recaudado entre los países de la región quince millones de dólares.

Además del apoyo de vacunas para Latinoamérica, “para que nunca más tengamos una situación como la que pasamos en 2020 y 2021”, por la que, dijo, muchos dirigentes deambularon en búsqueda de vacunas.

En ese sentido, también se busca acelerar el acceso y la producción de vacunas.

Además, se acordó tomar una posición conjunta ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) para acceder a recursos a corto y largo plazo que reduzcan el peso de la deuda, así como una postura común frente a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en la que exigirán el financiamiento para combatir la crisis climática.