Unas llamativas bolas de fuego causaron furor entre las personas de España que pudieron ver el fenómeno. Se trataba de unas luces brillantes que atravesaron el cielo en la madrugada del 21 de junio y que provocaron que varios usuarios hicieran conjeturas en redes sociales.

El fenómeno fue confundido con estrellas fugaces, un cometa, un satélite e, incluso, ovnis.

Sin embargo, el proyecto SMART del Instituto de Astrofísica de Andalucía desmintió las teorías sobre el fenómeno que cautivó a los observadores. Las supuestas bolas de fuego eran en verdad restos del cohete chino Chang Zheng 2F (CZ-2F), que realizaba su ingreso a la atmósfera.

Este cohete, perteneciente al programa espacial (CNSA), fue lanzado el 5 de junio para dejar a tres taikonautas en la estación espacial china.

Publicidad

“La hilera de bolas de fuego que observaron los testigos se produjo cuando la fase superior del cohete hizo su reentrada en la atmósfera, rompiéndose en múltiples fragmentos que se volvieron incandescentes como consecuencia del brusco rozamiento con la atmósfera. Cada uno de esos fragmentos originó una bola de fuego”, aclaró SMART.

El proyectó captó la ruta del cohete, que ingresó en el Atlántico, frente a las costas de Marruecos, antes de girar al noroeste y terminar extinguiéndose en el Mediterráneo.