NOTICIAS

Publicidad

Las intrigantes caras talladas en rocas que quedaron expuestas por la grave sequía en el Amazonas

El hallazgo se realizó en la ciudad de Manaos, en el norte de Brasil.

Las rocas talladas quedaron expuestas durante la peor sequía jamás registrada en la zona. REUTERS

Publicidad

Una caída en el nivel del agua en el río Amazonas ha revelado grabados rupestres que habían estado en su mayoría sumergidos desde que fueron tallados hace más de mil años.

Una grave sequía hizo posible que ahora se puedan ver fácilmente los rostros humanos tallados en las rocas de la orilla.

Algunas habían sido avistadas durante una sequía anterior, pero los arqueólogos dicen que esta vez han podido localizar una mayor variedad de tallas.

Publicidad

El hallazgo se realizó en la ciudad de Manaos, en el norte de Brasil.

Una sequía severa hace que los rostros se puedan detectar más fácilmente. REUTERS
Algunas de las caras son de forma rectangular mientras que otras son ovaladas. REUTERS

Los antiguos rostros aparecieron en un tramo de costa conocido como Ponta das Lajes, cerca de donde el río Negro y el río Solimões desembocan en el Amazonas.

El arqueólogo Jaime Oliveira dijo a medios locales que fueron tallados por personas que vivieron en la zona en la época precolombina.

Publicidad

“Esta región es un sitio precolonial que tiene evidencia de ocupación que se remonta a hace entre 1.000 y 2.000 años”, señaló. “Lo que estamos viendo aquí son representaciones de figuras antropomorfas”.

Si bien algunas de las tallas fueron descubiertas en 2010, otras permanecieron sumergidas. REUTERS

Otra roca tiene surcos que, se cree, fueron utilizados por los indígenas de la zona para afilar sus flechas.

Publicidad

Las tallas fueron vistas por última vez en 2010, cuando el nivel del agua del Río Negro bajó a 13,63 metros.

El domingo el nivel del río descendió por primera vez por debajo de los 13 metros y el lunes cayó aún más, hasta los 12,89 metros.

El nivel del Río Negro es tan bajo que ha dejado embarcaciones varadas en los arenales. EPA

El gobierno brasileño atribuye la sequía al cambio climático y al fenómeno de El Niño, que ha provocado que el volumen de precipitaciones en el norte de la Amazonía caiga por debajo del promedio histórico y que el agua de los ríos caiga a niveles casi récord. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad