Los juicios a los detenidos por las inéditas manifestaciones del 11 de julio continúan esta semana en Cuba, con al menos nueve menores de 20 años, enfrentando condenas de entre 15 y 18 años de prisión, según una agrupación local que lleva un registro de casos.

“Yo me siento demasiado mal, esto está muy feo”, dijo a la AFP vía telefónica Emilio Román, afuera de un tribunal capitalino, donde este lunes eran juzgados dos de sus hijos de 25 y 17 años.

De acuerdo con el grupo 11J de Facebook, que ha realizado un seguimiento de los casos, esta semana serán juzgadas 17 personas en el Tribunal del Municipio de 10 de Octubre, en La Habana, y otras 28 en dos juicios sumarios, en la vecina provincia de Mayabeque.

Los hijos de Román están acusados de sedición, atentado y propagación del COVID-19. La fiscalía pide 20 años de cárcel para Yosney Emilio Román, de 25 años, mientras que para su hermano Emiyoslán, de 17, solicita 15 años.

Publicidad

El Tribunal Supremo Popular realizó el lunes una ceremonia para analizar los “resultados e insatisfacciones” en 2021 del poder judicial, publicó la prensa local.

Su presidente, Rubén Remigio Ferro, dijo que la justicia se desempeñó en “circunstancias” muy “complejas”, y que los órganos judiciales juzgaron a los que “cometieron hechos vandálicos, agresiones violentas contra autoridades y funcionarios, y otros graves actos delictivos”, así como a quienes incumplieron las medidas contra el COVID-19.

Personas se manifiestan frente al capitolio de Cuba, el 11 de julio de 2021, en La Habana (Cuba). Foto: EFE

Dijo que las “debilidades” del poder judicial restan “credibilidad a la actividad judicial, y generan quejas e insatisfacciones justificadas en la población”.

Por su parte, la activista Carolina Barrero y dos disidentes más fueron detenidos cuando “se estaban manifestando pacíficamente” en las afueras del máximo tribunal “exigiendo la inmediata liberación de los presos políticos en Cuba”, informó en Twitter el grupo de reflexión política Archipiélago.

Publicidad

El viernes pasado la activista Saily González y familiares de Andy García, preso en la central ciudad de Santa Clara, también fueron detenidos por unas horas cuando se dirigían a su juicio.

La autoridad judicial no ha informado la cantidad de personas arrestadas y procesadas por las manifestaciones que estallaron el 11 de julio al grito de “Tenemos hambre” y “Libertad”, que dejaron un muerto y decenas de heridos.

Según la ONG de derechos humanos Cubalex, 1.355 fueron detenidos, de los cuales 719 aún siguen en prisión.

“Instamos a la comunidad internacional unirse a nosotros condenando la represión generalizada de las legítimas aspiraciones del pueblo” cubano, dijo el viernes en Twitter, Brian Nichols, subsecretario de Estado para Asuntos Occidentales de Estados Unidos. (I)