La crisis se había agudizado los últimos meses, opositores y seguidores pedían la dimisión del ahora asesinado presidente de Haití, Jovenel Moise. Su esposa Martine también resultó herida en el ataque de un comando extranjero.

De 53 años, Moise nació en una familia de bajos ingresos en Trou-du-Nord, en el norte de Haití, hijo de un mercader y una costurera. En su adolescencia se mudó a Puerto Príncipe y estudió Ciencias Políticas. Posteriormente, inició una carrera como empresario.

Moise, que levantó varios negocios en la zona de donde era originario, irrumpió en la escena política en 2017 con un mensaje de reconstrucción.

En esta foto de archivo, el presidente haitiano Jovenel Moises (c), con su esposa Martine Étienne Joseph (i), sale de una ceremonia en Puerto Príncipe el 17 de octubre de 2019. / AFP / Valerie Baeriswyl Foto: -- VALERIE BAERISWYL

En 2015, el presidente Michel Martelly lo designó como el candidato a la presidencia del partido político que Martelly fundó, el Partido Haitiano Tèt Kale. Hizo campaña con promesas populistas y mantuvo la retórica incluso después de ser elegido en febrero de 2017.

Publicidad

El periodo de su mandato se convirtió en fuente de enfrentamiento político. Moise mantenía que su mandato duraba hasta el 7 de febrero de 2022, pero otros afirmaban que terminaba el 7 de febrero de 2021.

El desacuerdo se debe a que Moise fue elegido en una votación anulada posteriormente por fraude. Un año después volvió a ganar las elecciones.

Sin parlamento, la crisis del país se agudizó en 2020, y llevó a Moise a gobernar por decreto, lo que avivó la desconfianza hacia él.

Anunció nuevo primer ministro

Moise había sido acusado de inacción ante las múltiples crisis, y se enfrenta a una fuerte oposición por parte de sectores de la población.

El lunes, el mandatario había anunciado el nombramiento de un nuevo primer ministro, Ariel Henry, de 71 años, quien ha participado en la respuesta al coronavirus de Haití y anteriormente ocupó cargos en el gobierno en 2015 y 2016 como ministro del Interior y luego de Asuntos Sociales y Trabajo.

También fue miembro del gabinete del ministro de Sanidad entre junio de 2006 y septiembre de 2008. Seguidamente se convirtió en jefe de gabinete, cargo que ocupó hasta octubre de 2011.

Publicidad

Moise encargó a Henry “la formación de un gobierno de base amplia” para “resolver el flagrante problema de la inseguridad” y trabajar para “la celebración de elecciones generales y el referéndum”.

A pesar de ser próximo a la oposición, el nombramiento de Henry no fue bien recibido entre sus filas, que continuaron exigiendo la dimisión del presidente.

Elecciones y referéndum

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Estados Unidos y Europa han pedido que se celebren elecciones legislativas y presidenciales libres y transparentes para finales de 2021.

En esta foto de archivo, el Papa Francisco (C) escucha al presidente haitiano Jovenel Moise (L) mientras su esposa Martine Marie Etienne Joseph sonríe, durante una audiencia privada el 26 de enero de 2018 en el Vaticano. / AFP / ALBERTO PIZZOLI Foto: -- ALBERTO PIZZOLI

Además de las elecciones presidenciales, legislativas y locales, Haití tiene previsto celebrar un referéndum constitucional en septiembre, después de haber sido aplazado dos veces debido a la pandemia de coronavirus.

La reforma constitucional, apoyada por Moise y destinada a reforzar el poder ejecutivo, ha sido rechazada mayoritariamente por la oposición y muchas organizaciones de la sociedad civil.

La Carta Magna actual fue redactada en 1987, tras la caída de la dictadura de Duvalier, y declara que “toda consulta popular destinada a modificar la Constitución por referéndum está formalmente prohibida”.

Los críticos aseguran que es imposible organizar una consulta debido a la inseguridad que sufre el país.

Haití, de más de 11 millones de personas, también se enfrenta a la pobreza crónica y a los recurrentes desastres naturales. El país aún no ha logrado recuperarse del devastador terremoto de 2010 y del huracán Matthew, que golpeó el país en 2016.

El gobierno de República Dominicana ordenó el “cierre inmediato” de su frontera con Haití tras el magnicidio. (I)