La oposición uruguaya ha calificado como “un hecho gravísimo en el que hay una omisión muy fuerte del presidente” Luis Lacalle Pou, al no conocer que el jefe de su seguridad tenía antecedentes penales que lo vinculan con un delito de asociación para delinquir y un delito de tráfico de influencias.

Alejandro Astesiano, jefe de seguridad del presidente de Uruguay, fue imputado la semana anterior con 30 días de prisión preventiva en el marco de una investigación sobre una red de ciudadanos uruguayos y rusos dedicada a la falsificación de documentos.

El ministro del Interior uruguayo, Luis Alberto Heber, informó que inició una investigación y separó del cargo a un director de la Policía tras conocer que no informó sobre los antecedentes penales del jefe de custodia del presidente Lacalle Pou.

Publicidad

Un informe solicitado de urgencia tras la detención de Alejandro Astesiano determinó que en 2020 el director de Identificación Criminal, comisario mayor Gonzalo Vázquez, “un día después” de haber informado a Presidencia que el custodio no tenía antecedentes penales, “asocia información en el expediente, corrige la situación” y no lo comunica a sus superiores, dijo Heber en conferencia de prensa.

El ministro apuntó que la corrección de Vázquez fue “un procedimiento de rutina cuando se constata que los legajos no están actualizados” y que el error fue no avisarle a sus jerarcas.

“Esto para nosotros es muy grave”, agregó, asegurando que al presidente “se le dio una información falsa”. Lacalle Pou había afirmado el lunes en conferencia de prensa que su entonces jefe de seguridad personal no tenía antecedentes penales.

Tráfico de pasaportes

La fiscal Gabriela Fossati pidió la formalización de la detención de Astesiano por “la presunta comisión de un delito continuado de suposición de estado civil en calidad de coautor (...), asociación para delinquir y tráfico de influencias”.

Publicidad

La investigación comenzó dos años atrás, cuando llamó la atención una inusual cantidad de solicitudes de ciudadanía uruguaya por parte de ciudadanos rusos con partidas de nacimiento que acreditaban padres uruguayos, lo que los habilitaba a obtener pasaportes del país sudamericano.

La causa tiene otros tres imputados, un uruguayo y dos rusos.

Astesiano acumulaba desde 2002 más de 25 indagatorias por hurto, estafa, apropiación indebida y daño, todas “anotaciones policiales” en las que no se había probado delito.

No obstante, tras su detención se conoció que estuvo cuatro meses preso en 2013 por estafa. En 2002 había sido procesado sin prisión por el mismo delito.

Publicidad

El mandatario contó que conoció a Astesiano durante una campaña electoral en 1999, y que luego trabajó en campañas para su padre, el expresidente Luis Alberto Lacalle, y para su propio equipo en 2004, 2009 y 2014. Trabajaba como su jefe de custodia desde 2019. (I)