El presidente iraquí Barham Saleh reveló este domingo (23.05.2021) que 150.000 millones de dólares fueron desviados y sacados del país desde la caída de Saddam Hussein en 2003.

“El valor total de las exportaciones de petróleo de Irak desde 2003 hasta ahora superó los 1.000 millones de dólares, mientras que la corrupción se estima en 150.000 millones de dólares pasados de contrabando al exterior a través de acuerdos”, dijo Saleh en un discurso televisado sin dar detalles.

El mandatario indicó a los periodistas que envió al parlamento un “texto crucial” que tiene como objetivo recuperar el dinero público desaparecido y procesar a los responsables.

Asimismo, exhortó a los diputados a aprobar la ley para “controlar esta práctica omnipresente” en Irak, uno de los países más afectados por la corrupción en el mundo, según la organización no gubernamental Transparencia Internacional.

“La corrupción y el terrorismo están interrelacionados”, aseguró Saleh.

Irak ha sido sacudido por protestas callejeras desde octubre de 2019, con manifestantes que piden el fin de la corrupción y una revisión del sistema político del país, que ha estado vigente desde la invasión de 2003 encabezada por Estados Unidos.

Las protestas se calmaron un poco después de que un nuevo gobierno, encabezado por el primer ministro Mustafá Al Kadhimi, se formara en mayo del año pasado y prometiera reformas.