NOTICIAS

Publicidad

Hunter Biden. (Foto: Mark Makela / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP) Foto: AFP

Publicidad

Actualizado el 

Hunter Biden, hijo del presidente de Estados Unidos, se declaró el miércoles no culpable de delitos tributarios menores cuando un acuerdo con fiscales federales quedó sin efecto en un tribunal de Delaware.

La decisión se produjo después de que la jueza Maryellen Noreika expresó dudas sobre ese pacto por el cual Biden aceptaba declararse culpable y admitir la posesión ilegal de armas y ordenó dejarlo en suspenso.

Hunter Biden, cuyos problemas judiciales opacan la campaña de reelección de su padre, Joe, pactó con la Fiscalía que sería condenado a libertad condicional por dos cargos de evasión fiscal a cambio de declararse culpable. El acuerdo especificaba que un cargo de posesión de armas de fuego sería eliminado si seguía un programa de asesoramiento y rehabilitación.

Publicidad

Pero, según medios estadounidenses, el acuerdo se cayó después de que Noreika preguntó por qué se incluía la posesión de armas en un caso fiscal, y además quiso saber si el acuerdo protegía a Biden de cargos que pudieran surgir de una investigación más amplia sobre sus negocios.

Los fiscales no pudieron responder esas preguntas, por lo que la jueza dijo que no aceptaba el acuerdo y Biden se declaró no culpable.

Romances escandalosos, prostitutas, drogas, infidelidad, evasión de impuestos y armas: Cómo es la vida de Hunter Biden, el polémico hijo del presidente de EE.UU.

Se espera que ahora se realicen nuevas negociaciones que podrían ser más complejas.

Publicidad

El fiscal David Weiss dijo al tribunal que sigue examinando otros posibles delitos de Biden.

Weiss no detalló esos eventuales delitos, pero una cuestión mencionada en el tribunal fue la posible violación de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros, relacionada con sus negocios en China, Ucrania y otros países a principios de la década de 2010, cuando su padre era vicepresidente.

Publicidad

Ataques políticos

Los republicanos acusan a Weiss de darle a Biden un acuerdo excesivamente favorable a sus intereses. La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, señaló el miércoles que Hunter Biden era “un ciudadano particular. Era una cuestión personal”.

El caso fue “manejado de forma independiente por el Departamento de Justicia bajo la dirección de un fiscal nombrado por el presidente Trump”, agregó. Ese acuerdo ponía fin a una investigación de cinco años que los republicanos trataron de utilizar para perjudicar políticamente a Joe Biden.

Según los cargos, Hunter, un abogado y lobista formado en la universidad de Yale, no presentó a tiempo sus declaraciones de impuestos sobre ganancias de más de 1,5 millones de dólares en 2017 y 2018.

Se enfrentaba a hasta doce meses de prisión por cada cargo fiscal y a un posible máximo de diez años, porque habiendo consumido drogas había comprado ilegalmente un arma de fuego en 2018.

Publicidad

No obstante, los fiscales plantearon su libertad condicional por los cargos fiscales después de que Biden pagó lo que debía, según su abogado.

Además, el cargo de posesión de armas debía suspenderse y luego eliminarse si Biden completaba el llamado “desvío del juicio”, que a menudo implica asesoramiento o rehabilitación.

Eso implicaba que Biden se mantuviera sobrio, ya que ese cargo deriva de un largo periodo en el que, según él, luchó contra la adicción al alcohol, el crack y otras drogas. “El presidente y la primera dama quieren a su hijo y le apoyan mientras sigue reconstruyendo su vida”, subrayó Jean-Pierre. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad