Nadie es profeta en su propia tierra dice un adagio popular que resume el éxito que han logrado compatriotas en el exterior, sin embargo, también resulta injusto para describir todo el esfuerzo y en algunos casos hasta caídas que experimentaron para poner en marcha negocios en un país ajeno.

El caso de Roberto y Juan Gavilanes es uno de esos casos donde el éxito no es una casualidad sino más bien una causalidad. Estos hermanos guayaquileños llevan adelante la empresa Bluenergy en Florida (Estados Unidos), que se encarga de la instalación de sistemas de paneles solares y en este 2021 ya ha facturado alrededor de diez millones de dólares.

Para llegar a esto la constancia y adaptabilidad han sido las claves. Justamente esta última cualidad es la que destaca Roberto sobre su experiencia en Ecuador. Roberto Gavilanes Gómez, de 33 años, se radicó en Estados Unidos desde el 2016 mientras que su hermano Juan Gavilanes Ortiz (32 años) ya lo había hecho en el 2007.

Y fue la invitación que le hizo su hermano a integrarse a su trabajo lo que le permitió conocer de cerca las ventas de puerta en puerta en ese país. Juan vendía parabrisas y le dijo a Roberto que lo entrenaría para ver si le gustaba, todo esto pasaba en abril del 2016.

Publicidad

“Cuando él me hace esta propuesta, le digo ‘okey, vamos a ver qué pasa’. Yo tenía el beneficio de que mi mamá es ciudadana americana, entonces ella me dijo toda la vida para sacar los papeles de residencia y ciudadanía, yo siempre dije no, nunca me voy a vivir a Estados Unidos... entonces a escondidas metió los papeles sin decirme nada en el 2007, vieron con el abogado en qué trámite está y nos damos cuenta de que ya me iba a salir literalmente la residencia (green card)”, contó Roberto, quien durante dos semanas estuvo vendiendo con su hermano parabrisas y luego de cuatro meses retornó para hacer su vida en otro país.

Roberto y Juan Gavilanes lideran la compañía Bluenergy en la Florida. Foto: Cortesía

Los hermanos no vivían juntos sino que Roberto decidió ubicarse en Palm Beach tras crear la infraestructura de esa compañía en la nueva localidad con tan solo dos personas (un instalador y él).

Un paso a la energía renovable

Los hermanos Gavilanes desarrollaron en el 2017 su propia compañía de instalación de parabrisas, Juan se ubicó en Brandon (Florida) y Roberto en Palm Beach. Ambos crecieron en sus ubicaciones, sin embargo, en el 2019 comenzaron a perder vendedores, la razón: comenzaban a vincularse al negocio de energía renovable, en este caso solar.

Los compatriotas se unieron y decidieron evaluar cómo estaba esa industria, por lo cual viajaron a California y Hawái para conocer ese campo. En la primera localidad conocieron empresas, mientras que en Hawái, la historia de su implementación.

“La compañía fue fundada en julio del 2019, pero entre que fue fundada e hicimos nuestra primera venta pasaron como nueve meses, en el 2020, en julio, arrancan nuestras ventas en plena pandemia que todo el mundo estaba encerrado, que todos los negocios decían que iban a fracasar. Juan y yo decidimos vamos a darle de todo”, contó Roberto.

Como primera meta se habían propuesto vender 100 sistemas de paneles solares, es decir, cubrir 100 casas hasta finales del 2020, aunque parecía inalcanzable cerraron ese año vendiendo 115 y para este 2021 en promedio llevan 85 ventas mensuales, esperando alcanzar en los próximos meses un promedio de 100. De igual manera, la compañía fue creciendo en número de empleados, ahora son 42 y esperan llegar a por lo menos 60.

Publicidad

“Mi meta no es vender la mayor cantidad de solar que podamos, mi meta es impactar la mayor cantidad de vida que yo pueda y me di cuenta, cuando yo hablo de impactar la mayor cantidad de vida no te hablo de los clientes, te estoy hablando de los empleados... Cuando venía una persona nueva, nosotros la ayudábamos con entrenamiento, capacitación, educación y ellos se daban cuenta de que la capacidad de ellos era superior a lo que tenían en su cabeza, y realmente lo podían plasmar en este trabajo, entonces ese efecto es como un efecto dominó, él le cuenta al amigo lo que está haciendo y el amigo le cuenta al otro amigo, entonces la compañía creció de una manera espectacular”, cuenta.

Roberto señala que en el caso de los vendedores han tenido cambios en sus vidas debido a las comisiones que generan por sus ventas, algunos tenían otros empleos donde ganaban 200 dólares semanales y aumentaron a entre 6.000 y 8.000 dólares mensuales. Además de que alrededor del 70% son hispanos, teniendo como nacionalidades venezolanos, peruanos, colombianos, argentino, jamaiquino y dos ecuatorianos (Nico y Jean Pierre).

Yo creo que con Bluenergy hemos encontrado un nicho en el cual mi hermano y yo realmente somos felices y nos apasiona lo que estamos haciendo, porque aparte de generar bastantes ventas, de ayudar a bastantes personas en nuestra compañía, detrás de todo eso estamos ayudando al medioambiente y ese va a ser nuestro impacto y nuestra huella

Roberto Gavilanes, CEO de Bluenergy

En este año la empresa lleva facturados alrededor de 10 millones de dólares y premian a sus empleados al alcanzar ciertas metas de ventas.

“A mí me encantaría llevar Bluenergy a Ecuador, pero la estructura que tuviese allá fuera una cosa distinta, en los Estados Unidos tienes un programa federal en el cual el Gobierno te subsidia hasta el 26% del sistema, acá existen muchas facilidades de financiamiento. En Ecuador la manera de entrar sería con un precio muchísimo más bajo de lo que está acá en Estados Unidos, pero se necesita un poco de ayuda del Gobierno para crear un programa de energía renovable para los ciudadanos, en los cuales tengan un beneficio que sea real y tangible que a ellos les haga sentido cambiarse”, señala Roberto.

El CEO de Bluenergy especifica que el implementar este tipo de energía también provocaría que la energía de las plantas eléctricas se volvería más barata y hasta exportar el excedente, “entonces es un ganar-ganar para todos, pero yo creo que la plataforma o el programa que debería ser creado todavía no está ahí”.

Fundación para llevar energía renovable

Roberto y Juan también han creado una fundación, con el mismo nombre de la compañía, con el objetivo de llevar energía renovable a países denominados del tercer mundo.

“Por cada sistema que nosotros vendamos, un panel solar lo vamos a separar para la fundación, es decir, si al final del año terminamos con 1.000 ventas, nosotros vamos a tener 1.000 paneles solares en el depósito para mandarlos a estos países del tercer mundo y vamos a ver a quién le vamos a instalar los paneles solares completamente gratis, vamos a tratar de ir a fundaciones para aliviar costos, escuelas de bajos recursos”, dijo.

Aún no se ha determinado si Ecuador va a ser parte de los beneficiados con la fundación.

Bluenergy se encarga de instalar sistemas de energía solar en Florida. Foto: Cortesía

Roberto cuenta que con Juan mantienen otros negocios en Estados Unidos, sin embargo, la fuerza de ventas la han traspasado al negocio de energía renovable. Recuerda los diferentes negocios que trató de impulsar en Ecuador por iniciativa propia, ya que también manejó la compañía de su padre que se encarga de la instalación de puertas de garaje.

Entre los ‘fracasos’ que mencionó está que en el 2014 trató de abrir una compañía de reciclaje, mientras que años después también junto con una amiga trataron de desarrollar una marca de ropa, pero no les dieron la apertura.

“Yo siempre pensé, cuando viví en Ecuador, que estoy tratando tan fuerte de salir adelante, pero lamentablemente la política y todos los procesos de SRI, de Municipio y tantas cosas que hay, no dejan salir al empresario, al emprendedor adelante porque hay tantos obstáculos, mi vida no está alineada aquí, yo quisiera ir a un país donde pueda yo maximizar mi capacidad”, comenta.

Estos reveses lo llevaron a adaptarse a las dificultades que se pueden presentar en un negocio y mucho más en un país que experimenta cambios en sus políticas cada determinado tiempo, “el ecuatoriano no se da por vencido y te lo digo porque no solo lo he visto en mi padre, mi madre, mis hermanos, pero también lo veo en los chicos que trabajan con nosotros y otros ecuatorianos que también conocemos”.

Actualmente Bluenergy tiene dos oficinas en Florida, una en Brandon y otra en Jacksonville, aspiran en los próximos ocho meses abrir otra en West Palm Beach y para el 2022 se proyectan estar en tres estados como son Texas, Arizona y Carolina del Norte.

Roberto aconseja a las personas que quieren dar un paso más allá de hacer lo que desean o de viajar a otro país para tener otro futuro, a no tener temor de esa decisión. “La felicidad está justo cuando pasas esa línea que se llama miedo... qué es lo peor que te puede pasar, que te sea un poquito duro, pero créeme que nada bueno es fácil, todo lo que cuesta tiene su recompensa al final”.

En Estados Unidos, para requerir una instalación o contactarse con Bluenergy se puede escribir a roberto@bluenergysolar.com. (I)