Este viernes un comité de asesores de la Administración de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) rechazó el plan para administrar una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus en el país, como quería el Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden.

El voto se saldó con 16 miembros a favor y 3 en contra.

Pfizer había solicitado la aprobación para las personas mayores de 16 años de este refuerzo 6 meses después de la segunda dosis.

Después de una prolongada discusión de varias horas, el panel consideró insuficientes los datos aportados por la farmacéutica acerca de la pertinencia de esta tercera dosis para la mayoría de la población.

Publicidad

“Esta es una gran decisión, no entiendo que tengamos que apresurarnos. No entiendo cuál es la razón por la que no podamos dedicar más tiempo a mirar los datos”, indicó el doctor Paul Offit, del Centro de Educación de Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia, durante el debate.

Los expertos de la FDA sí que se mostraron más abiertos para dar luz verde al plan de refuerzo para grupos vulnerables, como las personas mayores de 60 o 65 años, pero no tomaron una decisión en firme al respecto, por lo que continúa la discusión.

La decisión de la FDA supone un golpe para el Gobierno de Biden, que había comenzado a hacer planes para iniciar la administración de esta tercera dosis para finales de mes.

La votación del panel de asesores de la FDA no es vinculante, pero suele ser respetada por la agencia.

Lo contrario con adultos mayores

En tanto, el comité de asesores de la FDA sí aprobó que se dé una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 a las personas adultas mayores, de 65 años o más, y a la población en situación de alto riesgo.

La aprobación se saldó con el voto unánime de los 19 miembros del panel.

De este modo se restringe la petición de Pfizer, que había solicitado la aprobación para las personas mayores de 16 años. (I)