Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y Estados Unidos, Joe Biden, celebrarán el próximo martes una cumbre telemática, se informó este sábado 4 de diciembre.

“Será por la tarde”, dijo Dmitri Peskov, portavoz presidencial ruso, a las agencias locales y recogida por Efe.

La conversación virtual tendrá lugar después de que Putin propusiera esta semana a la OTAN firmar un pacto de seguridad para evitar el ingreso en la Alianza Atlántica de Ucrania y Georgia.

Putin, que se reunió solo en una ocasión con Biden -en junio pasado durante una cumbre en Ginebra-, precisó que Rusia necesita “garantías de seguridad jurídicas y vinculantes”.

Publicidad

Acusó a la OTAN de incumplir la promesa de no expandirse al antiguo bloque comunista en 1999 (Polonia, Hungría y la República Checa) y 2004 (Bulgaria, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia, Lituania, Estonia y Letonia).

Biden expresó su interés de hablar largo y tendido por videoconferencia con el jefe del Kremlin, al que Estados Unidos y Ucrania acusan de prepararse para una invasión del país vecino al concentrar entre 90.000 y 100.000 tropas en la frontera.

El pasado viernes Biden adelantó que está preparando “una serie de medidas” para defender a Ucrania en caso de que Putin decida lanzar un ataque militar.

El secretario de Estado, Antony Blinken, advirtió esta semana de que Washington y sus aliados golpearían a Moscú con fuertes sanciones económicas si decide atacar Ucrania.

El asesor del Kremlin, Yuri Ushakov, confirmó el viernes que, además del estado “insatisfactorio” de las relaciones bilaterales y la implementación de los acuerdos en ciberseguridad y estabilidad estratégica alcanzados en Ginebra, ambos mandatarios también abordarán la situación internacional.

En particular, la actual crisis en Ucrania, pero también la situación en Afganistán, Libia y Siria, y el programa nuclear iraní.

Publicidad

Esta semana en Estocolmo (Suecia), la crisis ucraniana fue tratada en profundidad por Blinken y el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, quien aseguró que Rusia no quiere un conflicto.

En respuesta a que la OTAN no acepta el derecho de veto de Rusia para futuros ingresos en el bloque, Lavrov respondió que Moscú tiene el derecho de elegir la mejor forma de defender su seguridad ante una amenaza exterior.

Ucrania aspira a integrarse en la OTAN como mejor mecanismo de defensa ante la amenaza del Kremlin, que se anexionó en 2014 la península de Crimea y apoya abiertamente a las repúblicas separatistas prorrusas de Donetsk y Lugansk. El conflicto ha dejado más de 13.000 muertos.

Mientras, el líder ruso mantiene que una de las “líneas rojas” para el Kremlin es, precisamente, el despliegue de armamento ofensivo occidental en territorio ucraniano.

Análisis de ataque

El anuncio de la cita entre los presidentes de Estados Unidos y Rusia se da luego de que el diario The Washington Post dijera, citando una fuente del Gobierno, que Rusia prepara una ofensiva a Ucrania con hasta 175.00 hombres en 2022.

Mientras, Kiev también advirtió de que Moscú planea un gran ataque el mes que viene.

Los planes de Moscú “implican un amplio movimiento de grupos tácticos de 100 batallones con un número estimado de 175.000 personas, junto con tanques, artillería y equipos”, dijo un funcionario de la administración estadounidense al Post bajo condición de anonimato.

Aunque el Pentágono dijo a la AFP que no haría comentarios sobre cuestiones de inteligencia, afirmó estar “profundamente preocupado por las pruebas de que Rusia ha hecho planes para acciones agresivas contra Ucrania”.

El ministro de Defensa ucraniano, Oleksiy Reznikov, estimó que Rusia tiene unos 100.000 soldados cerca de la frontera. Rusia niega que esté concentrando tropas en la frontera entre ambos países.

“El momento más probable para alcanzar la justa preparación para la escalada será a finales de enero” próximo, dijo Reznikov al Parlamento en Kiev.

El presidente estadounidense dijo a periodistas en Washington que estaba reuniendo lo que dice que será “el conjunto de iniciativas más completo y significativo para que sea muy, muy difícil para (el presidente ruso, Vladimir) Putin seguir adelante y hacer lo que a la gente le preocupa que pueda hacer”. (I)