Emiratos Árabes Unidos aprobó hoy una nueva regulación sobre las condiciones de entrada y residencia de trabajadores extranjeros que amplía su sistema de visados especiales a estudiantes, académicos y científicos destacados, entre otros sectores, para atraer talento de todo el mundo.

“El nuevo sistema de entrada al país y residencia tiene como objetivo atraer y retener talentos y trabajadores cualificados de todo el mundo, impulsando la competitividad y la flexibilidad del mercado de trabajo y promoviendo un alto sentido de estabilidad entre los residentes extranjeros y sus familias”, informó la agencia de noticias estatal emiratí, WAM.

La nueva normativa, aprobada por el Consejo de Ministros, “simplifica los criterios de elegibilidad y aumenta las categorías beneficiadas”, según la nota.

Entre otras novedades, amplía las categorías de profesionales a las que se ofrecerá el visado de oro, que implica un permiso de residencia de 10 años de duración y que permite traer al país a familiares y personal de servicio.

Publicidad

En los últimos meses Emiratos había extendido este tipo de visado a grupos específicos como el de programadores informáticos y médicos.

Con la nueva normativa lo podrán obtener “inversores, emprendedores, talentos excepcionales, científicos y profesionales, estudiantes y graduados sobresalientes, pioneros humanitarios y héroes de primera línea”, afirmó WAM.

Este tipo de visado, no obstante, se reserva en el caso de los científicos a aquellos que tengan un doctorado o un máster emitido por las “mejores universidades del mundo”, así como “logros sustanciales en el campo de la investigación”.

Respecto a los profesionales, estos deberán tener un contrato válido en Emiratos con un salario mensual no inferior a los 30.000 dirhams (unos 8.000 dólares).

Publicidad

Y para los estudiantes y graduados se aplicará un criterio de selección que tendrán en cuenta su expediente académico, su año de graduación y la clasificación de su universidad, que deberá estar entre las 100 mejores del mundo.

También podrán optar a este visado quienes inviertan en bienes inmuebles a partir de dos millones de dirhams (alrededor de 550.000 dólares) y a pequeños y medianos empresarios cuyos negocios generen más de un millón (225.000 dólares) de ingresos anuales.

Este nueva reglamentación se enmarca en un plan de iniciativas económicas y migratorias para impulsar la economía y atraer talentos e inversiones por 150.000 millones de dólares en los próximos nueve años anunciado hace unos meses por las autoridades emiratíes.

Las condiciones que se ofrecen con el denominado “visado de oro” contrastan con el sistema de kafala o patrocinio para trabajadores extranjeros menos cualificados que rige en Emiratos, así como en otros países árabes del golfo Pérsico, que deja a los inmigrantes a merced de abusos y de la discrecionalidad de sus contratadores. (I)