El presidente de Bolivia, Luis Arce, llegó este miércoles al Palacio Nacional de México para reunirse con su homólogo, Andrés Manuel López Obrador, y participar en la conferencia de prensa matutina del mandatario mexicano.

El boliviano llegó a la sede presidencial a las 07:00 en una camioneta blanca blindada y fue recibido en la puerta por López Obrador, quien le ofreció una reverencia y no se abrazaron por la pandemia de COVID-19.

Previamente, el convoy de cinco vehículos que acompañaban al mandatario dio una vuelta completa al Zócalo capitalino, la céntrica plaza donde se levanta el Palacio Nacional.

Como es tradición, López Obrador condujo a Arce al Patio de Honor del Palacio Nacional, adornado con banderas de México y Bolivia, donde una banda militar interpretó los himnos de ambos países, y posteriormente mantuvieron una reunión privada.

Publicidad

El presidente boliviano acudió al encuentro sin cubrebocas, igual que López Obrador, contrario a llevar mascarilla en público.

Presidente argentino, Alberto Fernández, visita México y pide a AMLO crear un ‘eje’ que una al continente

En su primer viaje al exterior como presidente, Arce aterrizó el martes por la noche en la capital mexicana con motivo de las conmemoraciones por los 500 años de la conquista y los 200 años de la independencia mexicana.

Al terminar la conferencia de prensa de ambos presidentes, habrá una reunión de la comitiva boliviana con miembros del Gobierno mexicano y posteriormente Arce depositará una ofrenda floral en el monumento de los Niños Héroes, un grupo de cadetes mexicanos que afrontaron la invasión estadounidense en 1847.

Por la tarde, Arce será nombrado Huésped Distinguido de la Ciudad de México por parte de la jefa del Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, y participará en una sesión solemne en el Senado.

Su viaje concluirá el jueves con una visita junto a López Obrador al suroriental estado de Campeche para conmemorar la victoria indígena sobre los conquistadores españoles en la batalla de Chakán Putum.

Los Gobiernos de México y de Bolivia mantienen una estrecha relación gracias a la decisión de López Obrador de asilar en 2019 a Evo Morales tras su renuncia.

Recientemente el Gobierno mexicano ha defendido al Gobierno de Arce ante la Organización de Estados Americanos (OEA), a quien pidió no injerir en la decisión de Bolivia de arrestar a la expresidente interina Jeanine Áñez.

El boliviano sucede al presidente argentino, Alberto Fernández, quien visitó México durante tres días en febrero para reunirse con López Obrador y participar en la conmemoración de los 200 años del Plan de Iguala, que proclamaba la independencia de México. (I)