Eduard Seleznev, quien mató, hirvió y se comió las partes del cuerpo de tres de sus amigos, fue declarado culpable de todos los cargos y sentenciado a cadena perpetua por la justicia rusa.

Conocido como el Caníbal de Arkhangelsk, un tribunal inferior lo condenó a cadena perpetua por los asesinatos que tuvieron lugar entre 2016 y 2017.

Sin embargo, después de que los abogados del caníbal apelaron la decisión, quedó en manos del tribunal más alto de Rusia confirmar la sentencia, acción que fue realizada hace pocos días, según el Daily Mail.

Sus víctimas, de 59, 43 y 34 años, fueron apuñaladas mientras estaban inconscientes por el alcohol. Después hirvió los cuerpos y se comió las sobras cocidas.

Publicidad

El asesino admitió haber almacenado los cortes de carne humana en bolsas de plástico. Las otras partes de los cuerpos fueron arrojadas a un río local.

El tribunal escuchó los extraños hábitos alimentarios de Seleznev, quien cocinaba gatos y perros, así como pájaros y otros animales pequeños que encontraba en las calles.

El asesino en serie había sido sentenciado previamente de un doble asesinato en el 2002; sin embargo, fue liberado después de cumplir trece años en la cárcel.

El código penal ruso no incluye el canibalismo, por lo que el acusado fue juzgado por asesinato y uso indebido de partes del cuerpo de las víctimas.

Se le ordenó comparecer ante un juicio después de que los psiquiatras lo declararan cuerdo y plenamente responsable de sus acciones.

El Tribunal Supremo de Rusia, tras reevaluar todas las pruebas, ha condenado a Seleznev a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Como parte de su sentencia, también se le exigió que pague más de un millón de rublos (aproximadamente $ 13.470) en restitución a los familiares de las víctimas. (I)